Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

De noche.

Pasaban de las once, me había quedado despierta hasta una hora razonable leyendo el libro en turno. Después de todo me había fijado un objetivo de leer catorce este año. No voy ni a la mitad. Esperaba dormir cerca de la media noche, si nada ocurría podría descansar al rededor de siete horas, con eso bastaba. Esa noche el calor estaba insoportable, más que otros días y tardé en conciliar el sueño. Necesitaba un cigarrillo. El móvil comenzó a hacer ruido, con un carajo, detestaba cuando olvidaba desactivar las notificaciones. No soporto ese sonido de campanilla metiéndose hasta lo más profundo del cerebro. No comprendía en que momento había desarrollado esa dependencia a los mensajes de texto. Un limitado número de caracteres rigiendo mi estado de ánimo a diario. Chocamos con la intención de hacernos daño, como ha estado ocurriendo desde hace tiempo. Supe entonces que esa sería la última vez, que ya no habría una noche más en que nuestros demonios salieran al jardín a jugar. Fue entonces c…