agosto 19, 2017

Mañana.


Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.

Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.

Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.

Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de otra. Porque ya no tengo unos brazos a los cuales correr cuando me siento débil.

Te escribo porque solo así puedo exorcizarme de ti. Solo así puedo llevarte hasta lo más lejano de mi cabeza y de mi corazón. Dejarte allí, donde ya no puedas hacerme más daño.

Hoy es el último día que te busco y el primero de todos aquellos en donde me abrumará el peso de tu ausencia y donde me aturdan sus carcajadas cómplices.

Me voy contenta, no por perderte, me voy contenta porque sé que entregué todo el amor que tenía. Todo lo humanamente posible que hubo en mis manos. Todo te lo entregué. Me voy contenta, porque cuando una historia termina, nos espera siempre algo mejor. Quizá encuentre alguien que ame con esa fuerza que a ti y a mi nos faltó.

Hoy es el último día que lloro por ti, tengo hasta las 11:59 para hacerlo. Mañana comenzaré una nueva historia. Donde ya no exista más de ti, donde los sonidos dejen de llevarme hasta tu recuerdo. Mañana te dejo libre. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Clavos de olor.