Ir al contenido principal

Como una charla común.




Cuando tomo tu mano, el mundo se reduce a una nada comparado con el maremoto de sensaciones que van desde el dedo meñique del pie hasta el último cabello. No sé explicarlo adecuadamente.

Creo que jamás acabaré de agradecerle tanto a quien hizo que llegaras hasta aquí. Pero gracias por estar. Disculpa que tenga que decirlo de esta manera, pero sabes bien que no se me da mucho el hablar o tal vez sí, pero me encanta el melodrama. Hoy quiero ser de nuevo quien se ha encargado de alimentar este lugar desde hace tantos años, un lugar que aún durante los tiempos de ausencia, guarda diferentes partes de mí. He pasado días leyendo cosas para matar el tiempo y me dan risa las barbaridades que me encuentro es como si hablara conmigo misma. Por eso de pronto me descubro escuchando canciones de años pasados, que me acompañaban cuando salía a encontrarme con Reno y tener las pláticas más pretenciosas del mundo. Tal vez tienes razón y sí soy bien fantoche. Te recuerdo que me encanta el melodrama.

Esto no es una carta y tampoco sé definirlo, mejor lo dejamos en algo que se me ocurrió en una tarde de martes.

Debo decir que desde que te conozco, no hago otra cosa que sonreír como idiota. Ya sea porque se me viene a la mente la huida por culpa de Mickey, la falta de nieve de higo o simplemente porque hiciste un comentario jocoso por WhatsApp. De verdad que no te haces una idea de la cantidad de sonrisas robadas diariamente. Claro que como en todo, hemos tenido diferencias, hemos ido conociendo nuestro lado más oscuro, nuestro carácter, lo que está bien y lo que no. Y todo eso no son más que procesos que nos van abriendo camino en este asunto que decidimos compartir.

Te cuento que has sido partícipe de mis noches de escritura, esas que han ido disminuyendo con el paso del tiempo porque como todos, creo que se nos da el tirar la toalla a momentos, tener el tan conocido bloqueo y  para después, con cabeza fría y sentimientos pulcramente acomodados, seguir adelante.

También tengo este pequeño detalle y es que soy muy propensa a divagar, puedo comenzar a hablar de un tema y pasarme a una plática de existencialismo y aliens. Es algo que no puedo evitar. Me gusta muchísimo la ciencia ficción y todo este asunto del espacio. A los veintiún años duré seis meses traumatizada sobre unas anotaciones de un sujeto demente, tiempo después y gracias a duras jornadas de investigación desde la comodidad de mi cama, supe que el tipo era un charlatán y que muchas de las cosas que predicaba no estaban bien fundamentadas. Desde entonces soy más cuidadosa, para evitar pasar vergüenzas.

¿Pero por qué te cuento esto? Allá arriba te dije que soy muy dada a divagar. Te pido disculpas. El punto al que quiero llegar es que de alguna forma y no importa cuántas cosas lamentables hayan pasado desde que escribo aquí, el hecho de que vengas aún a pesar del semejante tiradero de recuerdos, me han dado estas ganas insolentes de escribirte. Como si fuera una charla común ¿ves porqué no es una carta?. Aunque podría enviarte algunas y firmar como ya sabes quién.

Creo firmemente en que llegaste en  el mejor momento y que no importa lo difícil que se pueda tornar el camino que decidimos recorrer, el que me tomes de la mano, me vuelve la persona más fuerte del mundo. No hay miedos, no hay paracaídas, no hay máscaras, no más cortinas. Este lugar ha sido dentro de lo que cabe, testigo de mis frustraciones, de mis días grises, la pared de baño que nunca me atreví a rayar en la secundaria. El diario que infinitas veces intenté escribir y que nunca pude (porque a veces me gana la pereza). Y así ha sido desde que me decidí a abrir este espacio, era una tarde soleada muy similar a esta, escuchando aquella larga lista de reproducción que tenía en Winamp y que básicamente era toda la música guardada en el disco duro de mi PC.

Puede que suene a que me despido de aquí, pero no es así. Simplemente, quiero que a partir de hoy y hasta que me lo permitas, seamos tú y yo, quienes se encarguen de habitar esta pequeña isla con sus historias, con sus alegrías, con todos los días que están por venir. Porque a final de cuentas, las historias no nacen solas, siempre hay alguien que nos ayuda, aún cuando se trate solo de la historia de nuestras vidas.

Con todo el amor que tengo. 

Sorel Amz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…