Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2013

Sin previo aviso.

Condujo por la ciudad ya muy entrada la madrugada. Desconocía la razón pero, la noche, le resultaba tan atractiva en aquellas horas. Las luces de los edificios surcaban su cuerpo como fantasmas, conforme avanzaba por las enormes líneas de asfalto. En el asiento del copiloto, una respiración acompasada, le hacía compañía. De vez en cuando apartaba la vista del camino para fijarse en su pasajero. Detallaba sus piernas, sus senos, la curvatura de su cuello, sus delgadas manos y ese rostro, infantil y maduro, que se ocultaba debajo de los miles de cabellos largos y oscuros, esparcidos por doquier.
Se detuvo en una gasolinera donde había un restorán abierto las veinticuatro horas. No comía absolutamente nada desde el desayuno y su cuerpo empezaba a ponerse fúrico. Bajó del automóvil dejando a su acompañante dentro. Pidió un par de sándwiches de pavo, un café y como quien no quiere la cosa, una botella de whisky barato. “Se están robando a tu novia” le dijo la camarera, señalando en direcció…

Otoño.

Otoño es una de las estaciones que más me gusta. Aunque lo acertado sería decir que cualquier estación ausente de calor y bochornos es mi favorita. Sin embargo, el otoño, posee un balance que lo vuelve atractivo. Sus mañanas son frías pero soportables, sus tardes cálidas y sus noches se presumen frescas. Sobran pretextos para salir a dar una vuelta por la ciudad, llegar por un café o visitar a un amigo. Las pláticas se tornan cálidas e incluso, el humo del tabaco es menos molesto. Pienso que el tabaco adquiere mejor sabor en los climas fríos. Los atardeceres del otoño, aún cuando la ciudad quiere interponerse, bañan las calles con sus tonos aún más vivos que los de la primavera. Porque la primavera se siente la reina sólo por sus colores chillones, pero el otoño es serio, sobrio y elegante. El otoño huele a galletas recién horneadas, a té de manzana con canela, a chocolate humeante con malvaviscos.  El otoño carga con las lunas más hermosas y para los poetas, el trabajo aumenta más q…