Ir al contenido principal

Surgical Steel, lo nuevo de Carcass.

Me acuerdo cuando años atrás, muchos años atrás, era toda una odisea hacerse de tal o cual álbum. Las tiendas de discos, como todas, surtían por demanda y para aquellos tiempos, el metal estaba dentro de una cloaca que no todos querían destapar, por miedo a liberar a Satán y a todas las ánimas del inframundo. Era el siglo XX y ¡todavía creían en ritos satánicos y toda esa mierda! 

La cosa es que ahora, gracias a Internet y a esos que por “error” filtran materiales en la red, las esperas se han agotado y también, la sensación de alivio. Esa que nacía desde lo más profundo de nosotros, al terminar de escuchar el disco, luego de un largo periodo de espera. Y aunque desaparecieron ciertas costumbres y emociones, todo tiene su lado bueno y es que, nos ha puesto frente a un enorme universo musical, que desea ser explorado. Y cazado. 

Ya se venía hablando del tema desde hace meses y hasta hace unos días, nos cayó un pequeño adelanto del que sería el nuevo material de Carcass, luego de muchos años sin producir. Carcass fue una de las bandas que me ayudó a encontrarle el gusto al death metal y junto con Cannibal Corpse, se volvió parte indispensable de varias playlist, que solía cargar en aquellos años de juventudes y borracheras.


Surgical Steel es el nombre de su nuevo material y de entrada, podemos observar una portada que se diferencia por mucho de la mayoría de las portadas de death metal. No hay sangre, muertos, mutilaciones ni cabezas de marrano. Aunque Carcass, nunca se ha caracterizado por lo llamativo de estas. Sin embargo, me ha robado la atención. Me gusta. No pude evitar pensar en el Heartwork de 1993 y eso, de alguna manera, provocó que tuviera más expectativas sobre el nuevo material, que el preview que compartieron hace poco.

Swansong, fue su último trabajo y aunque es, por donde quieran verlo, completamente diferente a todo lo que antes hicieron, no es malo. Es un death metal “rockanrollero” y divertido, pero no se puede evitar voltear la vista a la gloria de sus antecesores. Luego de diecisiete años, la banda regresa con esta nueva producción. Ni modo de no hablar al respecto. 

1985 abre el Surgical Steel. Unas melodiosas guitarras que no son otra cosa que un himno que ha de acabar sin aviso, para dar paso al violento sonido al que nos había acostumbrado Carcass en el pasado. La desgarradora voz de Jeff Walker, vuelve a hacer lo suyo con Thrasher’s Abattoir. Unos segundos son suficientes para reconocer el camino que ha de recorrer el Surgical Steel. Y es que suena totalmente a death metal. 

A diferencia de la asepsia que encontramos en la portada, el Surgical Steel, está plagado de coágulos de sangre, bolsas para cadáveres, incumplimiento de normas y cosas no aptas para el consumo humano. Todo eso, llevado a nuestros oídos, de la mano de dos de sus fundandores: Jeff Walker y Bill Steer, acompañados del baterista de Aborted Daniel Wilding y Ben Ash. Surgical Steel, para nada, sigue el camino de su antecesor y con esto, la espera ha valido la pena. No sería sorprendente que a finales de año, nos encontremos con que se convirtió en el mejor disco dentro del género. 

Ahora solo queda esperar a que las tiendas lo tengan en sus estantes, porque es un disco que merece su espacio en la repisa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…