noviembre 22, 2012

Eres música.

Particularmente pienso que el propósito de la música es hacerte vibrar, sentir, complementar tu vida, tus días. Es la terapia perfecta. Recurro a ella siempre; cuando estoy feliz, cuando estoy acabada, cuando no tengo nada de lo anterior pero el silencio me abruma. Voy a morir sin haber escuchado toda la música que quisiera. Porque ella seguirá en los acetatos de nuestros abuelos, las cintas de nuestros padres, nuestros compactos, en la red, en los escenarios. La música es ese abrazo que buscamos a diario o la patada en el trasero que nos hace falta. La música es más que una buena ejecución o una lírica impecable. 
A lo largo de los años he conocido grupos de una calidad impresionante, guitarristas que se acaban los dedos con solos imposibles y grandes compositores, pero si esa perfección a la que muchos aspiran alcanzar, no me provoca nada, definitivamente no puede existir una relación entre nosotros. No me importa si la música que escucho no es realizada por los mejores estudiantes de un conservatorio, lo que valoro es el momento en que al reproducir cada canción una descarga eléctrica recorre todo mi cuerpo. La disfruto, la vivo y siempre la tengo cerca.
La música que escucho es perfecta para mí, es la mejor para mí, pero no lo será para los demás porque cada quien va armando el soundtrack de su vida. 




P.D. Nunca te acabes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración y quejas.