agosto 08, 2012

En pocas palabras.

- ¿Por qué no puedes olvidarte de mi? - Preguntaba aún sin querer escuchar su respuesta.

- Debe ser porque te quiero mucho - Contestó.

Clavos de olor.

La música comenzó a sonar con fuerza en mi cabeza, mis dedos tamborileaban la mesa donde descansaba el cenicero y un tarro de cerv...