Ir al contenido principal

Una parte de mi vida con The Gathering y "Meltdown" su nuevo sencillo.




http://www.marcusmoonen.com/sites/default/files/gathering.gif


Han pasado ocho años desde que escuché por primera vez a The Gathering. Me encantaba el estilo despreocupado y pandroso que Anneke manejaba, en aquel concierto de 1996 en Holanda, donde canta Eleánor. La primera canción que les conocí.
Me costó mucho, muchísimo digerirlos, sobre todo porque era de las personas musico-obsesivas que les gusta una canción y se hacen de la discografía completa... ilegalmente. Ahora ya no tanto, sigo siendo obsesiva, pero ya pago por mis canciones.

La cosa fue que, de iniciarme con Eleánor y brincar sin medir la distancia hasta el "Always", fue de los cambios mas duros musicalmente hablando, por los que he pasado.
"¡Qué jodida mierda pasa! seguramente me equivoqué y bueno, todo debía tener una explicación lógica" pensé. Claro que la había, The Gathering era una banda mutante, no me queda ni una pizca de duda. Tenía dieciséis años y un conocimiento musical equivalente al 0.004% del territorio de Pangea. Todo eso era nuevo para mi, The Gathering no tenía para nada el estilo musical que estaba acostumbrada a escuchar con S.O.A.D., Iron Maiden o Cannibal Corpse. Era diferente y creo que eso fue, lo que me encadenó a ellos.

Escuché el "Always" hasta el hastío, necesitaba averiguar si me gustaba, pero haberlos conocido con la voz de Anneke Van Giersbergen, hizo que en definitiva, me despidiera de ese álbum y empezara a recorrer el camino en el que ella se encontraba. Eso si, el "Always" hizo que me enamorara de bandas que ahora ocupan un lugar especial en mi biblioteca musical como Anathema. Años después, Dany Cavanagh (vocalista y guitarrista de Anathema) haría una colaboración con Anneke en su segundo albúm de su proyecto como solista, llamado entonces "Agua de Annique", con aquella canción rompemadres de Demian Rice, "The Blowers Daughter".

The Gathering, desde sus inicios, han sido siempre muy cambiantes en su estilo y eso se nota en cada álbum, uno de mis favoritos es "Souvenirs" lanzado en el 2003, que en su canción "Monsters" me hace rememorar al "Always" por su sonido. Sin embargo, cada disco de la banda es único tanto en sus sonidos como en sus letras, no van apegos a un prototipo musical establecido y esa es una de las características principales de la banda.

De todas las bandas que he escuchado durante años, los cambios habían pasado desapercibidos, pero una vez que estas acostumbrada a la voz de alguien y te enteras que ya no estará más, es un golpe duro. Creí, tontamente, que The Gathering no sería lo mismo con Anneke fuera de sus filas y tenía razón, pero no del todo. Había visto a bandas cambiar de vocalista, por varias razones, y sucumbir. Claro ejemplo de esto (y puede ser el negrito en el arroz de mi texto) es Nightwish. Quien a pesar de tener "buenos músicos" se vino abajo de una manera tan brutal que cuándo me di cuenta, su sonido era todo lo que no me gustaba.
Me había negado absolutamente a reproducir el "The West Pole", solo me limitaba a verlo y considerarlo un error, algo que no debía estar pasando y es ridículo porque, no lo veía como un disco sino como una persona desagradable. Su simple portada, me demostraba que ésta era una banda nueva y no la que había estado escuchando durante cinco años. Pero solo había dos resultados:
  1. Que no me gustara y siguiera escuchando al viejo The Gathering, hasta que alguien a punta de pistola regresara a Anneke
  2. Que sucediera lo mismo que con Black Sabbath al integrar a Dio a sus filas y me enamorara.
 (Portada de "The West Pole")

Comprenderán que lo que ocurrió fue lo segundo. Definitivamente The Gathering en el "The West Pole" es una banda diferente, una banda más madura y en constante evolución, lo cual demuestra que es un grupo en el que su estilo y su forma de hacer música no depende por completo de quien cante, al contrario, sea quien sea la portadora o portador de la voz, The Gathering siempre será The Gathering. Así hasta el fin.
El año pasado, si mal no recuerdo, lanzaron una canción (para descarga gratuita) que lleva por nombre "Heroes for Ghost" que se supone será parte del nuevo álbum, del cual no tenían aún la fecha de lanzamiento y creo que ni siquiera estaba terminado. La canción es una joya y aún me pone los pelos de punta, igual pasa con "Pale Traces" incluía en el "The West Pole", en el cual hacen una colaboración con Marcela Bovio (Stream of Passion), y que si eres un sensible de porquería como yo, tal vez hasta te haga llorar largo y tendido.

(Portada del Disclosure, inspirada en Heroes for Ghosts, creado por Carlos Vergara Rivera, chileno)

Para felicidad de todos los que nos perdemos con The Gathering, el 29 de Mayo lanzaron, también gratuitamente, "Meltdown" y por los bolsos de Dior, que esa canción esta devorándome los sentimientos. No puedo seguir en esta abstinencia musical por culpa de ellos y ruego porque llegue Septiembre para por fin disfrutar por completo de ese álbum que lleva por nombre "Disclosure". Ocho canciones que seguro me dejaran sin aliento, como lo han hecho ya "Heroes for Ghosts" y "Meltdown". Tal vez y sea el disco del año y a mi se me agoten todas las emociones cuándo este termine en mis oídos. Orgasmos para todos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…