Ir al contenido principal

Everything in motion.


¿Crees que si alzo la mano lo suiciente, pueda alcanzar a tocar el cielo? Se ve tan cerca de nosotros que me muero por sentirlo. Si me pongo de pie tal vez pueda coger un poco y dártelo.
Quiero acercarme más al inmenso azul pero las luces lastiman mi vista, quiero cumplir mi promesa de llevarte a el. Espera, vas muy de prisa. Detente un poco.
Puedo sentir como el viento acaricia mi rostro, como pasa entre mis cabellos. Me gusta cuándo estás a mi lado aunque todo esté en movimiento.
Conozco tu mirada, se que tienes miedo. Regalame otra vez esa sonrisa que tenías cuando nos conocimos, a cambio te doy el cielo. ¿Por qué no contestas? ¿Por qué guardas silencio? ¿Cuándo fue que perdiste tus fuerzas?
No puedo alzar la mano lo suficiente par alcanzar a tocarlo, lo veo tan cerca de nosotros y siento que muero sin tomarlo, si me pongo de pie tal vez pueda coger tu mano y quedarme ahí. Quiero acercarme más pero la distancia es inmensa, las luces rojas empiezan a lastimar mi vista, intenté cumplir la promesa de llevarte al cielo pero ibas tan rápido que no pude alcanzarte. Te pedí que te detuvieras.
El viento pasó por nuestros cuerpos sin amortiguar la caída, estabas a mi lado hasta que te perdí. Por eso tenías miedo y yo también, pude sentirlo. No puedo verte, no puedo escucharte, no fui capaz de darte el cielo. Silencio.


(Fotografía Renato Dirrezi)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Afterwords.

Turn the light off when you leave, close the door you're free from me. Afterwords - The Gathering.



Hoy parecía un día como cualquier otro. Salí de casa, me subí al coche y conduje hasta el trabajo escuchando música, sin otra cosa más en mi cabeza que no fuera la obsesión por esa banda israelí que desde ayer me anda rondando. Tamborileaba los dedos en el volante esperando que la luz del semáforo cambiara. Pensaba también en lo mucho que necesitaba un cigarrillo y un café. Quizá más lo segundo. 
Realmente parecía un día como cualquier otro, una sencilla comida con las compañeras de trabajo, unas cervezas y la tarde soleada. El sol bañando mi cara de camino a casa, parecía un atardecer de esos que el otoño nos regala. Y por primera vez luego de muchos días con sus noches, me sentí feliz, tranquila.
Me reía de la comedia de bajo presupuesto que la televisión nos regala y de los chistes rosas que contaba mi tía. Vi jugar a los chicos en la calle y reí por las ocurrencias que tenían, …

Clavos de olor.

La diferencia.

Aún hay ocasiones en las que te pienso a deshoras, pero no me incomoda más tu fantasma. Ya no escribo notas en las servilletas de los restaurantes ni busco restos de amor en piezas de canciones. No te quiero tanto como solía hacerlo, ni encuentro la manera de verte diferente entre la multitud. Se ha perdido tu rostro entre miles más. Te quité el disfraz de musa, la inmortalidad del personaje novelesco y fijé en ti la humanidad. Aprendí a verte como a cualquier otra persona. Qué diferente eres ahora que tu cabello no enreda mi mundo ni que tus largas manos sostienen todos mis miedos. Que distinta es ahora tu voz incapaz de emitir mi nombre. Silencio… no lo digas. Y es verdad que a veces me arrepiento de entregarte todo. De regresar sin nada más que el peso de tu ausencia. De abrazar los recuerdos para que no se perdieran en el camino. Sí, a veces me arrepiento. Te ves tan diferente ahora que repaso las viejas fotografías y es que si no me hubiera aprendido de memoria tu rostro, podría jur…