Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Porque sí.

Cuándo alguién me pregunta por qué me gusta el rock, siempre me imagino respondiendo algo tan profundo como lo que dice Sam Dunn al final de su documental "Metal: A headbanguer's journey"(*) pero luego caigo en la cuenta de que jamás lo entenderían.

Explicar por qué me gusta el rock, sería como tratar de explicar el misterio de la vida misma, bueno, no exageremos. Pero es complicado.


Cuándo adopté ésta música como aquella que me acompañaría hasta el final de mis días, no adopté solo la parte buena, las bandas leyenda, no. Adopté todo lo que engloba el rock y sí, alguna vez fui una adolescente ridícula portando la imagen del rocker malo.


A lo largo de los años y conforme iba creciendo, el rock iba creciendo conmigo, ya no escucho las mismas bandas que escuchaba en la preparatoria y quizá en diez años no estaré escuchando las que ahora forman mi playlist. Tal vez en diez años cuándo esté leyendo esto, me reiré de mi misma al igual que ahora me rio de mi yo adolescente, con c…

Sábado sereno.

Hoy no fui a la oficina, sin embargo me levanté relativamente temprano. Me puse unos viejos pantalones que estaban a la mano, me recogí el cabello, admiré mis ojeras y fui a la tienda a comprar un sobre de ese horrendo café soluble de reconocida marca. Metí mi taza de círculos rojos al microondas y saqué un poco de leche del refrigerador para prevenir una terrible gastritis mañanera. Hace años que no tomo un café solo, debo estar envejeciendo.


Leí el periódico, nada nuevo; recordé mi sueño con Lady Gaga (ni yo entiendo porque la soñé), en el que ella me regalaba unos audífonos (?), escuché "1492" de los "Counting Crows" y pensé lo genial y serenas que resultan mis mañanas cuándo no está nadie. Limpié mi casa y me senté en la sala para seguir leyendo a Mary Shelley, luego re-acomodé los libros incompletos de los últimos meses. "Mañana los termino...", dice un post it. 


Me dí un baño y salí a la calle, había quedado de verme con una amiga en un centro comerci…