mayo 13, 2011

Unidad y división.


Ayer tenía muchas ganas de escribir un post, pero no sabía sobre qué, despues pasó lo de la caída de blogger y muchas cosas más. Gracias a una publicación en Facebook que hice anoche, se me ocurrió esto. Algo que es una realidad dentro de la música y no únicamente de un género. Lo que si es un hecho, es que este tipo de debates/discusiones, son muy comunes en el rock (y el metal). 

Mi publicación en Facebook, hablaba del conflicto que tengo con el Rock en español y de cómo muchas bandas, suenan más a SKA que a Rock y eso es justo lo que me desagrada. Jamás hablé de que fuera malo, mucho menos que fuera malinchismo, simplemente creo que aún no escucho a esa banda de rock en español que me llene los oídos de placer. Punto. Por desgracia, hay quienes se lo toman personal y a veces no tiene mucho caso seguir discutiendo, mucho menos si desde un principio no comprendieron la idea.

Llevo años escuchando esta música y ninguna otra me hace sentir ese hormigueo al primer acorde de una guitarra, el escalofrío que te recorre el cuerpo al escuchar esas cuerdas vocales desgarrándose en un grito, la emoción de ver correr al frontman de una banda por todo el escenario, la forma en la que miles de desconocidos unen sus voces en una canción. Creo que eso es algo que sólo te da la música, la música que amas. 

Yo no confío en la gente que dice "Yo escucho de todo" y lo primero que pienso de ellos es qué, aún teniendo la capacidad de decidir lo que se quiere o no, prefieren una totalidad para que no los cuestionen; cuándo muchos otros, esos que verdaderamente aman la música y la defienden; un disco, una canción, una banda, se convierte en todo su universo. Eso solo pasa con la música que amas.

El rock y la música en general ha unido millones de personas alrededor del mundo, pero el querer imponer que banda es buena y cual no, también nos divide. Es como el fútbol y la guerra entre aficiones opuestas. La diferencia es que aquí, la música te elige a ti. Sea heavy, sea rock en español, sea lo que sea, cuándo esa rola te provoca algo, nunca la dejas. Nunca te olvidas de ella. 
  
Adoro el rock (y el metal); así como puedo escuchar una tarde a Foo Fighters, inmediatamente puedo cambiar a Cannibal Corpse, sin que el sentimiento se distorsione. Se que Dream Theater es sinónimo de calidad musical, aunque no me gusten, más no por eso es mejor que las bandas que yo escucho y mucho menos, mis bandas son mejores a las de ustedes. La música va más allá de un solo complicado, de una buena ejecución, de una buena voz, la música es esa parte de ti a la que nombras con una rola de The Strokes, a la que ambientas con Iron Maiden, esa parte que se entristece con una balada de Skid Row, la que cree que tiene el poder con Slayer, la que duerme con Counting Crows. Esa es la música que amas.

El Rock en inglés no te convierte en traidor a la patria, no te vuelve melómano, mucho menos el de los mejores gustos del barrio. Solo aumenta tu biblioteca musical, en la que siempre existirá ese espacio para la música hecha en tu país, en tu idioma, esa música que tarde o temprano te robará el corazón, como a muchos, en su tiempo, se los robó Caifanes, La Castañeda, Santa Sabina, Fobia y muchas, muchas otras bandas más. Es solo cuestión de esperar a que llegue a tu vida y no forzar a tus oídos a querer amar las bandas de moda, las que siempre están en el top, las que el mundo QUIERE que escuches porque esa nunca, será la música que amas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración y quejas.