Ir al contenido principal

StoneSour.

Escribir la reseña de un álbum no es algo que me guste hacer, prefiero, por mucho, leerlas y cagarme de risa cuándo están escritas con las patas. 
La última que hice fue del disco de Within Temptation "The Unforgiving" y más que reseña, parecía la historia de una fan desesperada (Si no la leyó porque estaba muy ocupado, haga click aquí). Sin embargo, a veces pasan cosas, detalles mínimos que te hacen ir a preprar café, sentarte y poner manos en el teclado.

Ayer fue el primer aniversario luctuoso de Ronnie James Dio, razón por la cual escribiría algo a forma de tributo por todos esos momentos tan bonitos que tuve con su música, pero a la hora de buscar material, algo pasó: Descubrí a Stone Sour. Al poco rato ya estaba escuchando su último disco "Audio Secrecy" y leyendo acerca de ellos. 

La banda fue formada en 1992 por Corey Taylor (Slipknot) y Joel Eckman. A la alineación se le agregó James Root también de Slipknot. Su primer material saldría hasta 2002, el homónimo "Stone Sour". Teniendo a Corey como vocalista lo primero en que cualquiera pensaría es: Otra banda como Slipknot Pero no hay similitud, y tal vez, eso es lo que más me gustó de Stone Sour, que no tiene nada que ver con su banda hermana.
Taylor es una de las voces más conocidas del metal, también una de las mejores (a mí gusto) y escucharlo con Stone Sour, es un placer que todos deberían darse una vez a la semana.

(Audio Secrecy, chulada)

Audio Secrecy tiene todo lo que se pide en un álbum de rock, potencia, orgasmos, buenas letras, orgasmos mariconadas, orgasmos, headbanguer, air guitar y ¿ya dije orgasmos?. El disco empieza con una bonita melodía de piano, melodía que en el momento más hormonal si te saca dos o tres lágrimas, para luego seguir con la primera de varias rolas que te harán mover la cabeza hasta provocarte una tortícolis aguda. 

Dying, es una de mis favoritas hasta ahora, una canción que te atrapa desde el primer segundo. Cosa que sucede muy a menudo cuándo se utilizan guitarras acústicas desde el principio. La rola tiene un tinte progresivo, va creciendo poco a poco hasta culminar en una batería muy cargada y una voz, que te eriza la piel. Además de que la letra, la sitúa en mi sección favorita: Las rompemadres. Tortura y placer musical a la vez.

El álbum cuenta con catorce temas en su versión original y diecisiete en la DeLuxe (Más un bonito DVD de la grabación y momentos padres), sin duda un disco que merece estar en la colección de todo aquel que gusta de la buena música. A un día de iniciar una bonita relación con Stone Sour, ya siento que los amo. Gracias a Dio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…