marzo 03, 2011

Jueves de remembranzas.

Abrí el blog hace 2 años 9 meses con la única idea de decir estupideces y ganar seguidores. Todo eso que hacen los blogstars, que hoy en día, ya no escriben por que son adultos responsables y tienen twitter. Lo primero que empecé a escribir fueron vivencias, momentos que llegaron a causarme gracia y a veces, alguna recomendación musical. Lo escribía y lo disfrutaba. Siempre ha sido un placer para mí llenar de palabras un cuaderno, y abrir el blog, fue como una forma más "formal" de compartir lo que escribía con el mundo. Poco a poco fuí haciendo a un lado ese placer, por encontrar la fórmula para tener más y más seguidores. Patético.

Nunca me he considerado una escritora, yo creo que no me acerco ni un poquito al concepto. Sin embargo, tal vez si yo no hubiera abierto este espacio el 14 de junio de 2008 toda esa pesadumbre, esa agonía, todos esos sentimientos de caos no hubieran sido transformados en textos y jamás me habría sentido tan orgullosa de haberlos escrito.

Todos los que hemos abierto un blog, sea la razón que sea, hemos estado a punto de borrarlo. Lo hemos cerrado un tiempo y después regresamos, pero nunca lo dejamos por completo. Simplemente se queda ahí. Cada uno de los post que están aquí, pueden ser horribles comparados con los de otros usuarios más experimentados. He conocido, por decirlo de alguna forma, gente que de verdad tiene talento para esto y hay otros que solo son copias de las copias. Imposible no darse cuenta.

Nunca he borrado una entrada que haya sido publicada, todas y cada unas de las cosas que he escrito desde esa tarde del 14 de Junio, están aquí y espero sigan por mucho, mucho tiempo. Leerlas en un domingo de resaca, me hace reírme de mí por las cosas tan infantiles que en su momento, fueron algún tipo de desgracias. Pero sobre todo, me hacen ver la manera en la que he cambiado a través de mis letras y esa, es una sensación bastante agradable.

No digo que de ahora en adelante voy a escribir cada tercer día o cada semana. Imposible. Independientemente de la cuestión del tiempo, no se trata de sentarte, abrir un archivo de word y tarán ya tienes un post, no. Hay que darle su momento a cada cosa. Escribirles, es para mí un placer. De verdad. Y no espero nada más que cada que abran alguna entrada reciente o las que están en el archivo, tengan un poquito de ese placer.

A pesar de todo. Los quiero, chavos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración y quejas.