Ir al contenido principal

The Unforgiving: Within Temptation, de la música al cómic.

Tenía años esperando que llegara este día, mientras tanto escuchaba hasta el cansancio The Heart of Everything. Cuándo An Acoustic Night At The Theatre llegó a mis oídos, tomó la estafeta que su antecesor había dejado al no poder seguir más. Me encontré con "What Have You Done?" en forma de EP y Blue Eyes, calmó esa ansiedad que se estaba gestando. Caí en las redes de la música electrónica con In and Out of Love, en las fiestas no faltaba.

Desde el Death Magnetic, no esperaba un álbum con tanta emoción. Me desesperaba no tener algo que sonara diferente, algo nuevo. Escuché "Utopia" (canción inédita incluída en el acústico) sin encontrar la pieza que faltaba para completarme el gusto. Estaba también "The Last Time" que a juzgar por el nombre del EP, no era todo lo que necesitaba.

Retrocedí en el tiempo y me dí cuenta que mi horror por el "Enter" seguía existiendo, no tendría caso escucharlo. Ice Queen me acercaba a lo que estaba buscando, pero no era más que una parte de la evolución, que pronto terminaría en un "Forgiven" y justo en el mismo lugar del que partí. 

Noviembre de 2010 y el nombre fué revelado: 'The Unforgiving'. Suficiente para incrementar las ansias y a juzgar por el tiempo que se tomaron, parecía ofrecer más de lo que se pudiera imaginar. En el transcurso de los meses siguientes, se dieron a conocer las posibles fechas para el lanzamiento. Luego se volvió oficial: Marzo de 2011.

Enero de 2011 y la portada por fin conocía el mundo. Me decepcionó, un poco. Dejando a un lado el conceptualismo del que se hablaba sobre el álbum, se podía hacer algo mejor. 

La nuevas canciones, habían sido liberadas. Me había límitado a sólo escuchar el primer sencillo "Faster" y "Where is the Edge?" que pertenece al soundtrack de una película, de la cual ignoro el nombre. Una carpeta de samples empezó a circular por diferentes sitios de internet. No los escuché, era todo o nada. iTunes empezó a distribuir Faster hace unas semanas, sencillo que, en lo personal considero, no debió formar parte de un álbum tan esperado. Una canción que cae en la simplicidad y que suena a Wicked Game de H.I.M.

Ahora y mientras escribo este post, estoy escuchando The Unforgiving por segunda vez. Las canciones tienen mucha fuerza, pero unas llegan a decepcionar. Tal es el caso de In The Middle of the Night, con un inicio que hace pensar que estas escuchando una banda de Power Metal. Tiene velocidad, armonía y aunque la voz de Sharon es hermosa, no cumple con todos los requisitos para convertirla en una buena canción.
La ausencia de Stephen van Haestregt es evidente. Mike Coolen no es mal baterista y me gusta como se ha adaptado a la banda, pero aún le falta da ese toque que lo consagre dentro de Within Temptation.

Para no perder la costumbre, se incluyó una balada "Fire and Ice", al puro estilo característico de la banda. Está tan bien hecha, que al terminar te quedas con ganas de más. No todo está perdido en el álbum.
Pero todavía no termina de levantarse, pues parece que Within Temptation en todo el tiempo que duró la producción del disco, se pasó escuchando a Gary Moore pues el inicio de "Iron" no hace otra cosa más que recordarme a "Over The Hills and Far Away". Sustituyan las guitarras del inicio por tambores y díganme si no.

'The Unforgiving' en sí, no es una mala producción. Pero está lejos, de ser lo que esperaba. No estoy decepcionada de Within Temptation, hasta cierto punto me gustó lo que hicieron. El concepto basado en el cómic de  Steven O’Connell es algo nuevo en la banda, por tanto puede ser factor para no estar del todo convencidos con este nuevo material. La música es buena, pero al parecer éste álbum vivirá un buen rato bajo la sombra de The Heart of Everything.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…