Ir al contenido principal

The Unforgiving: Within Temptation, de la música al cómic.

Tenía años esperando que llegara este día, mientras tanto escuchaba hasta el cansancio The Heart of Everything. Cuándo An Acoustic Night At The Theatre llegó a mis oídos, tomó la estafeta que su antecesor había dejado al no poder seguir más. Me encontré con "What Have You Done?" en forma de EP y Blue Eyes, calmó esa ansiedad que se estaba gestando. Caí en las redes de la música electrónica con In and Out of Love, en las fiestas no faltaba.

Desde el Death Magnetic, no esperaba un álbum con tanta emoción. Me desesperaba no tener algo que sonara diferente, algo nuevo. Escuché "Utopia" (canción inédita incluída en el acústico) sin encontrar la pieza que faltaba para completarme el gusto. Estaba también "The Last Time" que a juzgar por el nombre del EP, no era todo lo que necesitaba.

Retrocedí en el tiempo y me dí cuenta que mi horror por el "Enter" seguía existiendo, no tendría caso escucharlo. Ice Queen me acercaba a lo que estaba buscando, pero no era más que una parte de la evolución, que pronto terminaría en un "Forgiven" y justo en el mismo lugar del que partí. 

Noviembre de 2010 y el nombre fué revelado: 'The Unforgiving'. Suficiente para incrementar las ansias y a juzgar por el tiempo que se tomaron, parecía ofrecer más de lo que se pudiera imaginar. En el transcurso de los meses siguientes, se dieron a conocer las posibles fechas para el lanzamiento. Luego se volvió oficial: Marzo de 2011.

Enero de 2011 y la portada por fin conocía el mundo. Me decepcionó, un poco. Dejando a un lado el conceptualismo del que se hablaba sobre el álbum, se podía hacer algo mejor. 

La nuevas canciones, habían sido liberadas. Me había límitado a sólo escuchar el primer sencillo "Faster" y "Where is the Edge?" que pertenece al soundtrack de una película, de la cual ignoro el nombre. Una carpeta de samples empezó a circular por diferentes sitios de internet. No los escuché, era todo o nada. iTunes empezó a distribuir Faster hace unas semanas, sencillo que, en lo personal considero, no debió formar parte de un álbum tan esperado. Una canción que cae en la simplicidad y que suena a Wicked Game de H.I.M.

Ahora y mientras escribo este post, estoy escuchando The Unforgiving por segunda vez. Las canciones tienen mucha fuerza, pero unas llegan a decepcionar. Tal es el caso de In The Middle of the Night, con un inicio que hace pensar que estas escuchando una banda de Power Metal. Tiene velocidad, armonía y aunque la voz de Sharon es hermosa, no cumple con todos los requisitos para convertirla en una buena canción.
La ausencia de Stephen van Haestregt es evidente. Mike Coolen no es mal baterista y me gusta como se ha adaptado a la banda, pero aún le falta da ese toque que lo consagre dentro de Within Temptation.

Para no perder la costumbre, se incluyó una balada "Fire and Ice", al puro estilo característico de la banda. Está tan bien hecha, que al terminar te quedas con ganas de más. No todo está perdido en el álbum.
Pero todavía no termina de levantarse, pues parece que Within Temptation en todo el tiempo que duró la producción del disco, se pasó escuchando a Gary Moore pues el inicio de "Iron" no hace otra cosa más que recordarme a "Over The Hills and Far Away". Sustituyan las guitarras del inicio por tambores y díganme si no.

'The Unforgiving' en sí, no es una mala producción. Pero está lejos, de ser lo que esperaba. No estoy decepcionada de Within Temptation, hasta cierto punto me gustó lo que hicieron. El concepto basado en el cómic de  Steven O’Connell es algo nuevo en la banda, por tanto puede ser factor para no estar del todo convencidos con este nuevo material. La música es buena, pero al parecer éste álbum vivirá un buen rato bajo la sombra de The Heart of Everything.


Comentarios

Entradas populares de este blog

En cámara lenta.

No cruzamos palabra en toda la noche, sólo nos hacíamos compañía. Saludabas a todas las personas y yo sólo recargaba mi brazo en el respaldo de tu silla, con la otra mano me llevaba el cigarro a la boca y soltaba el humo lo más lejos posible para que no te llegara. No te gustaba que fumara, pero te gustaba el aroma del cigarro combinado con el de mi ropa. Bebíamos vino tinto, sonreías a todo el mundo, te levantabas de vez en cuando a bailar mientras yo me quedaba observándote entre el humo de mi cigarro. Ibas de un lado a otro, al ritmo de la música que alguien estaba reproduciendo desde una lista de Spotify. 
No dejabas de sonreír, los rizos de tu cabello se movían como resortes en cámara lenta, de vez en cuando cerrabas los ojos, como si así la música pudiera entrar más en tu cuerpo. Las luces del lugar te seguían en cada movimiento, no podía apartar la vista de ti, envuelta en ese vestido negro lleno de luces. Daba pequeños tragos a la copa que descansaba en la mesa, desde donde t…

La diferencia.

Aún hay ocasiones en las que te pienso a deshoras, pero no me incomoda más tu fantasma. Ya no escribo notas en las servilletas de los restaurantes ni busco restos de amor en piezas de canciones. No te quiero tanto como solía hacerlo, ni encuentro la manera de verte diferente entre la multitud. Se ha perdido tu rostro entre miles más. Te quité el disfraz de musa, la inmortalidad del personaje novelesco y fijé en ti la humanidad. Aprendí a verte como a cualquier otra persona. Qué diferente eres ahora que tu cabello no enreda mi mundo ni que tus largas manos sostienen todos mis miedos. Que distinta es ahora tu voz incapaz de emitir mi nombre. Silencio… no lo digas. Y es verdad que a veces me arrepiento de entregarte todo. De regresar sin nada más que el peso de tu ausencia. De abrazar los recuerdos para que no se perdieran en el camino. Sí, a veces me arrepiento. Te ves tan diferente ahora que repaso las viejas fotografías y es que si no me hubiera aprendido de memoria tu rostro, podría jur…

Afterwords.

Turn the light off when you leave, close the door you're free from me. Afterwords - The Gathering.



Hoy parecía un día como cualquier otro. Salí de casa, me subí al coche y conduje hasta el trabajo escuchando música, sin otra cosa más en mi cabeza que no fuera la obsesión por esa banda israelí que desde ayer me anda rondando. Tamborileaba los dedos en el volante esperando que la luz del semáforo cambiara. Pensaba también en lo mucho que necesitaba un cigarrillo y un café. Quizá más lo segundo. 
Realmente parecía un día como cualquier otro, una sencilla comida con las compañeras de trabajo, unas cervezas y la tarde soleada. El sol bañando mi cara de camino a casa, parecía un atardecer de esos que el otoño nos regala. Y por primera vez luego de muchos días con sus noches, me sentí feliz, tranquila.
Me reía de la comedia de bajo presupuesto que la televisión nos regala y de los chistes rosas que contaba mi tía. Vi jugar a los chicos en la calle y reí por las ocurrencias que tenían, …