Ir al contenido principal

La maldición de las plantillas Blogger (Update).

Quienes se han tomado el tiempo de leerme (Qué valor el suyo, se los agradesco) desde los inicios del blog, se habrán dado cuenta de qué la estabilidad aquí es algo que no existe, empezando desde el nombre, la URL y hasta la apariencia de éste. Lo cual, se debe a una sola razón: Cómo diseñadora de mi propio espacio, no valgo para pura madre.

Sé qué existen infinidad de páginas de internet de dónde descargar plantillas como Btemplates.com, pero así como yo hay miles de millones de bloggers a los cuales esas plantillas les parecen por demás horribles (Hacen qué MySpace se vea sobrio y elegante, en comparación). A excepción claro de dos o tres qué se salvan de mi odio, más no totalmente.

En lo personal, me gusta entrar a blogs qué no tienen tanta perafernalia por cualquier lado que lo veas. Los fondos blancos me alegran la vista y más sobre todo si el texto se encuentra a 1 color, en éste caso el negro. Todavía acepto 2, pero 3 o más me resultan exagerados (Así como la letra negrita en todo el texto). Es obvio qué la apariencia del blog no afecta en lo absoluto el contenido de calidad que éste tenga. Pero seamos sinceros, apoco cuándo se fijan en alguién lo primero que le ven son los sentimientos, bola de mentirosos bastardos.

La apariencia siempre va a ser importante, pero ojo ahorita estamos hablando de blogs. Por qué es lo primero que tu cerebro codifica: LA IMAGEN. Luego ya viene la lectura y por último el fanatismo. Es por eso qué éste blog resulta inestable por lo menos cada 2 meses, ¿ya les había contado de lo fácil qué me aburro verdad?. Hasta hoy, no he encontrado esa plantilla que me satisfaga.

Otra cosa qué hace que las plantillas descargables me quiten el sueño, llega en el momento en que incluyen casillas de enlace, feeds o lo que quiera que sean, qué nunca jamás en mi vida he sabido utilizar por que no soy geek computacional y mi sentido común en cuánto a tecnología presenta años de retraso, ocupo mi tiempo en beber y fumar ¿qué esperaban?.

Yo no quiero qué me den catedra de cómo administrar mi blog, de hecho tampoco espero nada de ustedes es sólo qué mi blog está maldito por estas plantillas, quizá sea ésta la razón por la que un día llegué a pensar en cambiarme a Wordpress. Me gustaba su diseño, pero ya que estamos sacando las intimidades de mi persona han de saber qué me resultó complicado eso de manejarlo, por lo que aborté la idea de mandar la hostilidad para la competencia.

Por el momento, lo único qué sé es qué tengo dos opciones de vida para mi blog:

1.- Seguir como hasta ahora, con una plantilla de las que vienen por defecto con una serie de cambios en los colores.

2.- Elegir de entre 55 000 plantillas difentes de las muchas páginas de descarga qué existen y conformarme hasta que encuentre una lo suficientemente elegante y/o aprenda a diseñar la mía.

3.- Eliminar el blog de la Blogosfera... No es cierto, esa no es opción.

Pero mientras eso sucede, me dedicaré a lo único que me sale bien... No, esperen; ahora ya ni eso puedo hacer. Esclava soy.


Y bueno, horas después de relatarles mi enojo con las plantillas encuentro con gracia y felicidad, el editor experimental de blogger, qué no hizo nada sobresaliente por mi blog pero que gracias a él y al CSS Menu Generator, tengo más alternativas para éste espacio. 

Comentarios

  1. El mio no ha cambiado desde su creacion, y no es que no me haya pasado por la cabeza dicho cambio, es que no me ayaria en él si fuera distinto, suerte con tus cambios.

    PT: Lucky strike,es como fumar acerrin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…