Ir al contenido principal

Bajo los reflectores.

Supongo que el día que decidí crear éste blog fué por qué sentía la necesidad de escribir relatos sobre mi aburrida y para nada interesante vida, pero si pienso detenidamente las cosas sólo se me ocurre qué no tenía nada mejor que hacer cuándo lo traje al mundo.
En fin, esas historias ya no conmueven, aceptemoslo para nadie (Ni para mí) es importante una explicación sobre el motivo de vida de ciertas cosas que jamás van a ser útiles.
Pero he de aceptar que ahora la falta de tiempo me hace extrañar cuándo posteaba con frecuencia (Hubo un tiempo que sí)  y es precisamente eso lo que me trae hasta aquí éste día; bueno eso y el hecho de que Twitter está como qué muy nena y no tengo otro lugar mejor para empezar con mis quejas.

La gran mayoría de la gente se queja por que no tiene trabajo y ¿saben que es peor? tener trabajo y quejarte de él, esa es mi historia. No odio mi trabajo, al contrario le estoy tomando cariño y -me da asco decirlo- me dió la oportunidad de conocer gente ahí muy agradable que quizá en otras circunstancias, jamás me hubiera atrevido siquiera a dirigirles la palabra. Pero lo malo viene cada mañana, despertar a las 5 am y ver (sobre todo los fines de semana) gente pasando en sus autos aun con cerveza en mano y siendo felices, a veces suelen deprimirme y me hace querer matarlos, envidia me da.

Las satisfacciones llegan los jueves por que la cartera aumenta su volumen y te sientes con el poder de conquistar el mundo pero nunca es suficiente. Cómo les digo no odio mi trabajo y así como hay quienes qué realmente son pocos los qué me caen bien, la mayoria normalmente aumenta mi odio por la humanidad.
No saben lo frustrante y terrible que es pasar todo el día trabajando al ritmo de Arjona, Maná y los aullidos de las demas oficinistas que se vuelven locas por ellos. A veces siento la necesidad de arrancarme las orejas para despues pegarlas con resistol 5000 pero eso sólo pasa en las películas.
Pero debido a que ahora pertenesco al mundo laboral, tengo dinero para pagar muchas cosas como conciertos, para ejemplo relataré el del pasado viernes.

Cómo paso las horas encerrada en una pequeña oficinita nunca me entero de nada, pero mamá como buena y comprensiva qué es, me informa de lo que probablemente pueda llegar a  interesarme. En éste caso el "Corona Music Fest" una fresada del tamaño del TSM.
Fobia, Jaguares y Zoé juntos en un mismo escenario alimentando los oídos de muchos jovenzuelos que quieren sentirse rudos por que van a conciertos masivos. Para nada fué dificil llegar hasta las primeras filas, no hubo siquiera necesidad de formarse para entrar al estadio yo lo siento por los que si se formaron, pero en ésta vida -mucho menos en conciertos- no se llega hasta adelante de manera legal y ordenada. Confieso que no le preste mucha atención al evento, me preocupaba más por qué no me quitaran la mitad de mi cabello.

Pero si he de decir qué aunque estuvo bien (ojo, sólo bien... No fué la gran cosa) les faltó muchisimo, para empezar nada tenía que hacer Jaguares como "telonero" -digamoslo así- de Zoé, se supone que en la música también hay jerarquías y por mucho la formación hubiera sido: 1. Zoé. 2. Fobia. 3. Jaguares. No tengo nada contra Zoé, de hecho me gustan un poco... Pero no mamen.
Otra de las grandes cosas, ¿que hace una sala VIP en un concierto?. Se supone que en eventos de ese tamaño (Había chingos de gente) se va al desmadre, no a sentarse como señoritas en sillitas altas y disfrutar del concierto a una distancia de 50 metros ¿de que se trata entonces?, en ese caso me compro un DVD de algún concierto y lo veo en mi casa para estar comoda.

Las envidias también están bárbaras, pobre de la chica que subió a abrazar a Leonardo, de zorra y puta no la bajaron los demás fans que no tuvieron los huevos suficientes para hacer lo que ella. Ya ni en los conciertos se puede ser civilizado, ja. Hasta lo chicos que salieron en las pantallas contando "Su momento Corona" no se salvaron de las venenosas lenguas.

Lo qué si estuvo bastante bien, fueron las cervezas. Precios razonables y te daban cacahuatitos, pero insisto en que esas cervezas algo tenían por que despues del quinto vaso ya no sabía exactamente que era lo que estaba haciendo, espero que nada malo. Culparé a las cervezas que consumí antes de llegar al lugar y viviré tranquila con esa duda permanente.
A pesar de todo y la freseés que se vive en cuánto a conciertos, ojalá sigan haciendo más de éstos eventos que les dejan mucho billete a los empresarios y a nosotros, una cruda de dos días (Les juro que todavía no se me puede quitar y ya es domingo) y la ropa muy sucia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…