Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

Bajo los reflectores.

Supongo que el día que decidí crear éste blog fué por qué sentía la necesidad de escribir relatos sobre mi aburrida y para nada interesante vida, pero si pienso detenidamente las cosas sólo se me ocurre qué no tenía nada mejor que hacer cuándo lo traje al mundo.
En fin, esas historias ya no conmueven, aceptemoslo para nadie (Ni para mí) es importante una explicación sobre el motivo de vida de ciertas cosas que jamás van a ser útiles.
Pero he de aceptar que ahora la falta de tiempo me hace extrañar cuándo posteaba con frecuencia (Hubo un tiempo que sí)  y es precisamente eso lo que me trae hasta aquí éste día; bueno eso y el hecho de que Twitter está como qué muy nena y no tengo otro lugar mejor para empezar con mis quejas.

La gran mayoría de la gente se queja por que no tiene trabajo y ¿saben que es peor? tener trabajo y quejarte de él, esa es mi historia. No odio mi trabajo, al contrario le estoy tomando cariño y -me da asco decirlo- me dió la oportunidad de conocer gente ahí muy agr…

¿Y ahora qué?

He decidido qué lo mejor para mi salud mental es adoptar una postura de completa indiferencia hacia las cosas que le pasan a mi entorno, ¿por qué? por que aunque me queje y mande un mail con quién sabe cuántas gentes a favor, nada cambiará.

Me causa una gracia infinita la gente que se queja de Calderón, esa misma gente que le dió su voto en el 2006. Saben qué? yo no me quejo y no lo hago por que no me tome siquiera la molestia de ir a votar, simplemente por qué sabía que votara por quién votara nada iba a cambiar. Así como con Calderón, anteriormente nos quejamos de Fox, de Zedillo, de Gortari ni se diga y me puedo de ir de presidente en presidente hasta llegar a Don Porfi. Siempre es lo mismo y así será hasta que nosotros mismos nos pongamos las pilas.

No necesariamente tienen la culpa los servidores publicos, sino nosotros mismos que no somos capaces de proveer a las futuras generaciones de una buena educación.  Estamos tan metidos en un mundo de superficialidad y ambición de ser el…