Ir al contenido principal

Diálogos Mentales.

Era el cumpleaños de Iván, se le ocurrió festejarse en martes aprovechando qué todos -o al menos la mayoría- aún tenían vacaciones. No tenía planes para el día, de hecho no esperaba nada de el. Sólo le pedía al tiempo qué se fuera más rápido para poderme ir a la cama y no despertar, si era posible hasta dos días después.

Absurdo fué creer qué me perdería de su fiesta después de -creo qué con éste- 3 años invicta. Cuándo me dí cuenta ya era de noche e iba en camino hacia el lugar. El camión; frente a mí, traía unas luces parpadeantes de color azul qué fácil hubiera sido provocarme una epilepsia fulminante, pero en vez de eso sólo me hizo pensar en el "qué pasaría" y la verdad es qué, nunca después de todo aquello lo había analizado tan detenidamente.

Imaginé el nervioso diálogo qué sostendríamos con los suficientes cigarros para tranquilizar las palabras, fué facil deducir tu plática y del hecho de qué por más qué me esforzara, tal vez no sería capaz de encontrar sinceridad en lo qué decías, no después de aquello.
¿Y si me termino la botella de whiskey? -pensaba - De algún lado necesitaba sacar el valor para encontrar la forma de reparar tus, mis, nuestros errores. Aunque sea sólo para encontrar la paz que perdí hace mucho.

El largo camino y la espera de quién formaría parte de un alcoholico martes, sólo me hacia divagar más y más en cuánto al tema, más fácil habría sido planear el crimen perfecto qué encontrarle solución ya no a mi vida, sino a mi interior. Y entre el humo de mi cigarrillo y la gente que pasaba por las calles del centro, tarareaba la canción qué antes había formado parte del paisaje devastado por aquella tormenta. Esta vez, ya no dolía pero seguía tan presente como al principio.

Llegar al lugar y no encontrar a quienes esperabamos ver después de meses ó tal vez años, nos redujo a un círculo tan pequeño qué sólo nos limitamos a tomar nuestras latas de cerveza y comer los doritos qué, fueron robados inconcienteme, no me enteré del suceso hasta que iba en el carro (además no lo entendí, por que no se saben explicar) por tanto se puede decir qué no fuí cómplice ni culpable.

Aunque teníamos una amena platica, mis diálogos mentales aunque no tan fuertes cómo horas atrás seguían teniendo  una batalla, que era lo correcto y que no, es algo que todavía no puedo averiguar o tal vez no me atrevo. No sé si hago bien en retomar el tema aunque sea para mí (y para ustedes) o sea mejor vivir como hasta ahora, haciendolo a un lado. Sé que está ahí, pero al igual que los libros leídos se empieza a empolvar con el tiempo y los recuerdos.

Jamás me terminé la botella de whiskey, no iba a volver a pasar por lo mismo de aquella noche de noviembre dónde tuvimos que tocar con una sola guitarra por problemas técnicos, dónde hubo estupideces de rockstar por parte de otra banda que retrasaron nuestra presentación, dónde te dije por el microfono "te la mamaste" (y qué estoy segura que no me escuchaste) antes de comenzar a tocar Heaven's a lie. Nada de esas sensaciones vividas, iban a volver a presentarse por qué no estaba dispuesta a permitirlo, no otra vez.

Preferí llegar a mi casa con menos de un six de cerveza en mi cuerpo y la botella de whiskey en la bolsa. Eran casi las 3 de la mañana, relativamente temprano en comparación a otras noches. Dormí tranquilamente, supongo que soñé algo agradable por que al despertar estaba de buen humor. Pero todo seguía igual, mis diálogos siguen siendo los mismos al igual que los tuyos hasta qué alguién se atreva a cambiarlos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…