Ir al contenido principal
Lo más dificil de postear es el pedo de los títulos, me cagan por qué se qué no son lo mejor que se me puede ocurrir, pero vamos... Qué hueva infinita eso de pensar en el mejor título, en la historia de los títulos chingones del mundo. En fin, hoy vengo al blog huyendo de todo lo relacionado con "La final" del futbol, no juzgo a los fanses de éste deporte, para todo hay gustos... Pero me enciende cuándo cruzan la línea y llegan hasta mí todas éstas cosas, me supercaga que me hablen de futbol a cada rato, no señores... Para muchos el "Futbol NO es la neta".

Perdonen ustedes mi hostilidad a la vida, pero es que a veces -como hoy- se anda con un estado fisico-mental bastante deteriorado, sobre todo cuándo pasas unas horas en un frío piso tratando de dormir aunque sea un ratito, antes de ver que estas hecha una piltrafa después de una reunión con un volumen bastante considerable de pisto. Pero lo bailado y lo pisteado nadie ni el Señor de los cielos nos lo quita (qué por cierto ya se reporto y ya lo quiero de nuevo), supongo que es una de las razones por las que me gusta estar con esos amigos, ahora todos unos profesionistas y gentes de bien; -No les digan que los quiero, por que luego vale madres todo- en verdad sabemos divertirnos... Podemos hacer de algo tan pendejo como la caducidad en las frituras, un debate qué concluye en una terapia psicológica colectiva. Y con ésto de la psicología se me vino a la cabeza una pregunta que para no verme tan mamona me voy a limitar a dejarla en mi mente hasta que la persona adecuada me explique.

Estuve  haciendo cuentas y del viernes para acá he dormido si a caso 5 horas y aunque no quiera aceptar que tengo un problema, si ando madreadísima... como si hubiera estado en un slam de Lamb of God, ah no... ellos no hacen slam, es moshpit. Lo frustrante es qué, aunque quisiera dormir como cualquier ser humano y a veces no tan humano, mi reloj biológico es muy preciso y no puedo tener los ojos cerrados más allá de las 8 de la mañana. Alguién compreme somniferos para no despertar en hasta el próximo domingo y quizá, pueda empezar a dejar de ser tan amargada, no la verdad no.

Mañana voy a tener un día bastante díficil, es lo malo de Diciembre inexplicablemente salen pendientes que no se sabe ni como, ni cuándo aparecieron. Sólo espero que mis achaques post-peda se acaben en el transcurso de la noche por qué si no, me va a cargar el payaso. Por cierto, si van a tomar Baileys, luego Absolut Raspberry con dos cerezas, más Baileys y luego varias Modelo Light asegúrense de tener el mejor antiácido del mercado y un buen libro que puedan leer en su estancia en el baño, por qué no mamen... No mamen. 

Comentarios

  1. te gusta odiar a la gente sin motivo? ódiame por piedad yo te le pido/ódiame sin medida ni clemencia/odio quiero mas que indiferencia/porque el rencor, puede menos que el olvido

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…