Ir al contenido principal

Un poco de cultura general.

Tendría unos 13 años cuándo descubrí un desmesurado gusto por las modificaciones corporales, en aquel tiempo sólo conocía las más populares que era el tatuaje y el piercing, todo ésto gracias a una revista que se llama "Tatuajes y Perforaciones" en portada venía John Durante, perforador y escarificador de Estados Unidos, que años mas adelante sería uno de los responsables en suspender a un tipo en un helícoptero que sobrevoló el letrero de Hollywood.

Conforme iba pasando el tiempo yo me hacía más y más a la idea de que llegando a un momento dado en mi vida, haría todo lo que estuviera en mis manos para realizar este tipo de prácticas. Provengo de una familia que bien puede ser catalogada como conservadora aunque no lo sea del todo, pero es cierto cuándo digo que hablar de tatuajes y piercings está visto como un acto de prostitutas o drogadictos, pero ésto simplemente se da por el hecho de la educación que se ha inculcado en mi familia desde siempre.

Desde que toda mi pasión por el arte corporal comenzó me he topado con un sin fin de comentarios de todo tipo no hacia mi, pero sí referentes al tema. Gente que cuestione lo que haces siempre va a existir, también están a las que no les gusta ésta práctica y es respetable. Hay quienes aún se preguntan por que hacerle daño a tu cuerpo de esa manera, yo más bien pienso que le haces más daño drogandote, consumiendo alcohol a lo pendejo, fumando o comiendo porquerías en cualquier puesto callejero y vamos, cuánta gente se toma la molestia de decirte: ¿por qué? creo que menos de la que te pregunta por que te hiciste un piercing.

Lamentablemente para muchos de nosotros, aún vivimos en una sociedad que si se tomara poquito la molestia de investigar sus raices se daría cuenta que las modificaciones corporales no estan tan lejos de nuestra cultura cómo muchos creen. Hasta ahora la mayoría de las modificaciones se le atribuyen a tribus africanas como los Masai o la Mursi, ésta última quizá muchos no la ubiquen por el nombre, pero sí digo que las mujeres de esa tribu son quienes portan enormes platos en su labio todo es más claro verdad. Las razones por las que estas mujeres portan ese labret es por simple estética, de dice que conforme sea más grande el plato, mayor es su belleza.

Hoy en día me soprendo mucho de la fuerza que las modificaciones corporales han tomado, es normal que la mayoría de las personas que las portan son única y exclusivamente por que están de moda, por qué quieren hacer enojar a sus papás o por simple vanidad. Sea cual sea el motivo es respetable, pero quizá si a la hora de decidir que queremos llevar una marca en nuestra piel o un adorno bonito e incluso antes de criticar lo que la persona hace, leyeramos acerca de los orígenes y el por que lo hacían los nativos de esas tribus, sin duda estaríamos logrando una sociedad mucho más tolerable a prácticas que le parecen nuevas, pero que sin embargo vienen de muchos miles de años atrás. Aprender un poco más de lo que está a nuestro al rededor no hace daño, verdad de Dios que no.

Comentarios

  1. Oralessss rifa el articulo ehh!
    Ps mira ahi te va mi idea:
    Tal vez hay mucha gente que se hace algo se pone un arete, un tattoo, scarificacion lo que sea, por moda por ser aceptados con cierta banda, cual sea el motivo ya se amolaron marcaron la piel por eso para mi es importante estar 100% seguro de hacerlo.
    Ahora la gente aqui por desgracia siempre de los siempres te veran feo siempre veran feo el tattoo weno digo si ven a Megan Fox o a Beckham o alguien famoson diran uyy que sexy se ve pero si me ven a mi desde naco hasta ratero y pasando por muchos calificativos y las mujeres los mismo y aumentado prostituta, por desgracias todavia falta mucho camino por recorrer para poder ser aceptado esto de la modificacion pero en fin, la gente le teme a lo desconocido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…