Ir al contenido principal

Post puberto y muy mérol.

De todos mis amigos de la preparatoria, sólo a uno de ellos es al que veo con más frecuencia (diariamente, ja!) y hoy, me acordé de la vez que le hicimos una visita urgente Daniel (otro amigo de la prepa) y yo, con una consola de videojuegos en la mano, y el alma en la otra.

Jorge, tiene un bazar dónde la gente con preocupaciones va a empeñar sus aparatos por un poco de esperanza y nosotros no fuimos la excepción, ésta no se trataba de una de esas visitas de cortesía.
Recuerdo yo que acababa de llegar de Juárez con una sed desenfrenada de toquines mérol que en aquel entonces, mi padre Dio nos bendecia con grandes eventos, precios accesibles y chela de 1 peso.

Dany quién nunca había ido a un tokin acá rudo, ps también compartía la misma emoción que yo. No recuerdo quién iba a tocar esa noche, pero era seguro que no era nada del otro mundo, una más de esas tocadas locales que se ponían con madre por aquellas épocas.

Pero regresando a la consola de videojuegos en una mano y el alma en la otra, la urgencia de la visita al bazar de Jorge fué para conseguir monedas y poder ir al toquin de en la noche, era tanta nuestra jodidez que deshacerme de mi consola no era nada fácil, snif snif pero tenía que hacerlo, muy al estilo Detroit Rock City, sólo que a diferencia de la película no estabamos ni cerca de ver a Kiss... si no a una bola de pubertillos rockstars que podrían ser nuestros vecinos jajaja.

Quizá por el infinito odio que Jesús tiene por quienes lo crucificamos, Jorge no acepto mi consola y tuvimos que recurrir al plan B. Venderlo en alguno de los establecimientos de un tianguis, dónde sólo conseguimos 300 miserables pesos. Pero que se joda el señor, alcabo que el plug del audio no funcionaba.

Ya con 300 pesos en los bolsillos y como con 15 ó 16 años de edad, estábamos listos para emprender la huída horas más tarde. Mi mamá me fué a llevar a casa de Dany para irnos a vagar, yo con mi camisetota de esas 10 tallas más grandes que uno de Overkill (por qué antes, jovenes rockeros laguneros, no había camisetas mérol talla chica o mediana, pura grande, XL y XXXL), mis pantalones rotos y mis converse de botín de esos clásicos, no como los que se usan ahora con tanto pinche desmadre y colorsitos fresas. Y Dany... cómo solía vestirse, sus pantalones holgados, playera con monito idiota como "Blind" y su peinado de rampita. Jajaja.. se parecía al chico que sale en la película de "Amar te duele" sólo que menos chilango.

Ahora sólo faltaba llegar a nuestro destino: El furgón. Era la primera vez que iba a ese lugar, lo más lejos que había llegado a esa edad era al Isis y eso por que me llevaron. Con 300 pesos y siendo unos niños malos que fumaban marlboro blanco, nos creíamos capacez de comprar el palacio de Buckingham y que nos sobraría hasta para pasar unas buenas vacaciones en Bora Bora, así que tomamos un taxi para que nos llevara hasta allá. El problema es que el taxista no sabía donde era, sólo conducía y nosotros... creíamos en él. Llegamos más o menos hasta el diagonal reforma por toda la Juarez, cuándo el furgón estaba en la Abasolo cómo a 4 cuadras antes de pasar la Alameda Zaragoza. Así que le dijimos al chofer que regresara y nos dejara en la Alameda, de ahí seguramente preguntaríamos a alguién para que nos orientase.

Encontramos a dos incautos adolescentes que compartían con nosotros el mismo problema, solo que teníamos rumbos diferentes y ellos amablemente nos dijeron cómo llegar, aunque nosotros no pudimos servirles de nada. Cuándo por fin dimos con el furgón nuestros 300 pesos se habia convertido en 220, de los cuales una parte iba destinada a nuestras entradas y la otra, a comprar cervezas por que eramos niños rudos.

Al entrar no pinchis mamen jodan, fué como estar en uno de esos de bares de mala muerte como el que sale en Terminator 2 o al menos eso pensaba mi mente de quinceañera y tuvimos tanto miedo de la gente ruda y rocker que estaba ahí, que no nos queríamos ni acercar a la barra a preguntar los precios, pero teníamos que hacerlo por que nuestra entrada nos daba derecho a un litro de cortesía, recuerdo perfectamente lo que decía "Lto. $1" pero, bueno... seamos realistas, cómo ibamos siquiera a creer que un litro de cerveza Indio podía costar 1 peso.

Las mesas estaban repletas de vasos de unicel de a lto. y seguíamos dudando de la vida, vimos a todas las bandas tocar y cantabamos las rolas y todo bien así bien padre. Era como estar en el maldito cielo, pero sólo estabamos en el furgón, un lugar de recreación juvenil dónde se podía llegar con su bandita a tocar covers de Rata Blanca y Hamerfall y todos podían headbanguear al ritmo de las rolas sin que nada más importase, sólo.. sexo drogas y rock n' roll.
Era lo bueno que había en aquel entonces, a la gente que iba a las tocadas no les importaba mucho si tocaban una rola de Rata Blanca o de una banda superunderground de esas que ni en su rancho conocen, simplemente estaban ahí, divirtiendose.

Fué una gran noche sin duda y además fué la platica de toda la semana, era un extasis total y quienes no compartían nuestro gusto, sólo nos veían platicar, reirnos y disfrutar de eso tan bueno que hemos tenido siempre, el metal.
No se que ha sido de Dany desde hace mucho, la última vez que lo ví fué de lejos en el debut de DTM en noviembre de 2008 y no le ha crecido el cabello, pero por lo menos sé que sigue en el buen camino y que cada que haya una tocada buena, seguramente lo encontraré ahí.

Por otro lado a Jorge tal vez le haga ahora sí una visita de cortesía al bazar y le invite unas cervezas para recordar viejos buenos tiempos.

Comentarios

  1. oh si, los pinches toquines de la epoca puberta. Empece escuchando thrash: mastocitosis, seres nocturnos y lobotomia. Para variar la escena en tabasco luego se convirtio en una reverenda porqueria, de cuando salio korn y deftones (y todos querian tocar esa mierda), recuerdo a Mexico Rojo y a Fe Lunar. Aunque luego tambien conoci a dos bandas que me mostraron el verdadero camino: Monasterium (que buscandolos aparece un grupo brazilenio bien puto) y Apocryphal (http://www.metal-archives.com/band.php?id=54523) quienes tocaban death aca del cabronsisimo. De monasterium tengo un demo que suena bien perron tanto en calidad de grabacion como en ejecucion porque hacian esa mamada de tocar dos riffs complementarios perfectamente sincronizados-acoplados que agradeces al senior tener dos oidos donde embonan perfectamente dos audifonos en formato estereo.

    ResponderEliminar
  2. por cierto escuche B.Y.O.B. de system of a down y me latio un chingo; por todo, los tiempos, los gritos, todo y tanto que baje el album el cual me decepciono en la misma cantidad que me gusto dicha rola. Porque chingados hacen eso? Y lo peor de todo es que la resenia dice que todo el album sigue la linea de B.Y.O.B. pinches mentiras, el album exceptuando esa rola apesta, es una porqueria, una tremenda porqueria.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…