Ir al contenido principal

Soy un desastre, en serio.

Ya desperté de mi letargo, ya recuperé mi energía y ya recogí todas las latas de cerveza y colillas de cigarro del lugar dónde vivo y por eso ya estoy aquí posteando. Había perdido la memoria e incluso he llegado a la conclusión de que para mí el domingo jamás existió, nunca lo viví y por ende jamás recuperaré todo lo que pude haber hecho ese día. Ya pasó la fiesta hippie de mi amiga, en la que sólo ella fue la única que se disfrazó... a mi al final me dio harta hueva, pero que rica estuvo la pisteada.

Total que otra amiga cumple años mañana y ya será legal en todo el mundo y podremos gastar nuestra fortuna juntas en las vegas, pero yo no me acordaba (no les digo que perdí la memoria) sino que platicando amenamente por el MSN me dijo: Güey caile a mi casa el miércoles para ver que armamos. WTF? pensé yo, por que en miércoles no mames, apenas me estoy recuperando de una y ya estoy en otra. Así que tratando de atraer los recuerdos a mi mente me llegó un mensaje en letras gigantescas y de color amarillo "ES SU CUMPLEAÑOS PENDEJA Y TU JURASTE A TODOS LOS DIOSES QUE LE HARÍAS UN PASTEL" ¡santísima virgen de Guadalupe, el pastel! exclamé con harta desesperación y un color tomatoso en mi cara.

Siendo sincera con ustedes mis queridos lectores yo cocinando no se hacer ni el 1% de lo que un humano con un IQ de 100 puede. Puedo hacer cualquier cosa (incluso volar y hablar con las aves),pero menos algo decentemente comestible... y es qué, cuándo cocino para mí todo es bajo mi propio riesgo y quizá después de todo no es tan malo... sigo viva. Y con lo qué me gusta cocinar.

Pero ayer fue la culminación de mi nulo talento de cocinera, encontré alitas enchiladas de pollo en el congelador y pensé: Genial! ésto será más fácil de lo que imaginaba. Calenté pasta en el micro, hice una nutritiva ensalada y puse las alitas enchiladas de pollo a freír en una sartén, hasta que mi instinto me dijo: ya estan.

Me senté feliz puse mi comida en la mesa y a lo que iba, la pasta y la ensalada perfectas pero no puedo decir lo mismo de las alitas enchiladas de pollo... qué no sólo estaban pendejamente frías (casi congeladas) sino CRUDAS! incluso más crudas que yo, en verdad quería llorar. Afortunadamente mi madre llego y después de burlarse de mi inutilidad, me las cocinó como deben de ser.

Mamá: ¿Aún quieres hacerle el pastel a More?
Yo: ¿Por que no me compras uno y digo que lo hice yo?
Mamá: No :)
Yo: Soy un desastre... ¿verdad?
Mamá: Eres mi hija y aunque quisiera, no puedo hacer nada al respecto.
Yo: Gracias.

Cuándo tu propia madre acepta que eres un fracaso y te lo dice con honestidad quiere decir que las cosas están muy bien, pero que jamás te comprará el pastel. Mañana compraré muchos gansitos y una cajita de velitas, no voy a dejar que se me cierre el mundo por culpa de un talento con el que no nací, de todos modos ni es mi culpa.


¡Feliz Cumpleaños More :D!


Así iba a ser el pastel que le haría, es obvio que ni tocada por Yísus me iba a salir, soy un verdadero desastre snif snif.


Comentarios

  1. Gansitos al rescate.. o pingüinos, por qué no.

    LAs alitas enchiladas tienen que parecer quemadas para que esten medianamente cocidas... bueno, al menos eso me pasa a mi.

    ResponderEliminar
  2. ¿qué canciones se oyeron en esa fiesta hippie?

    ResponderEliminar
  3. Yo pienso que en realidad tu eres handycap y vulgar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…