Ir al contenido principal

Que llueva que llueva la virgen de la cueva.

Hay una frase que dice, cuándo no me llueva me relampaguea o una cosa así yo no sé, pero la he escuchado algunas veces. Ayer llovió y me caga (no la lluvia, bueno sí) por que aquí nada más llueve por 28 minutos y la región es declarada como zona de desastre y las calles se inhundan y yo debo transportarme en gondolas y me es imposible vagar por el centro histórico (que con la "remodelación" quedó de lo más pinche e inseguro) sin mojarme.

Descubrí que Torreón apesta con la humedad, que a los viejitos de la plaza de armas llueva, truene o relampagué, no dejarán de ir a bailar y/o cantar y qué cuando un niño pequeño y bodoque está en la orilla de una fuente intentando alcanzar una botella de seven up, lo más sano es llegar por la espalda y aventarlo para que caiga al agua, lo pensé pero no lo hice por que mis amigos no me lo permitieron.

Antes antes, Torreón era un basurero y con ésto no quiero decir qué esté infestado de cholos, darquetos y emos, me refiero a la otra basura.
Ayer andaba vagando con dos amigos fotografos buscando las mejores tomas para un concurso en el cual se supone, le darán en la madre al gobierno por no "limpiar Torreón" o algo así entendí a lo mejor la idea es otra y ya estoy cagando a los funcionarios públicos. Y por más que caminamos no encontramos la dichosa basura o al menos no en grandes cantidades.

La Alianza habría sido un genial escenario si no tuvieramos miedo de terminar violados, asaltados o en el peor de los casos, asesinados con un machete para pelar cocos.
También descubrí en estás épocas de lluvias, que en la colonia Miguel Hidalgo hay una cabeza olmeca de José María Morelos y Pavón y ninguno de los dos sujetos tiene algo que ver con la lluvia, lo sé. Pero a alguién quería contarselo.

El centro es un verdadero asco cuándo llueve, hay bastantes calles cerradas por la dichosa remodelación, no hay banquetas por donde caminar tranquilamente, en vez de eso son pozos y montones de escombro. Miles de millones de charcos y aún así no quieren instalar drenaje pluvial quesque por que es una inversión inecesaria. Pero ni tanto, por que cada que llueve (para éstas fechas nomás) y las carreteras se llenan de baches tienen que arreglarlas, se ahorrarían bastante con esto de las rejitas en las calles pero todos los políticos son unos imbéciles, estaríamos mejor con Lopez Obrador ¬¬ (ja!!!).


Pero a partir de hoy juro por todos los Dioses de todas las religiones habidas y por haber qué estánn en mi contra que ya no voy a ser una amargada y ya no me quejaré de nada y viviré feliz por el resto de mis días.



¡Sonríe ;)!


Comentarios

  1. A los machetes para pelar cocos casi nunca les sacan filo, así que creo que sufrirías mucho (en el peor de los casos) si vas a ese lugar.

    En mi rancho aún no llueve, pero es tan seco que después de media hora de lluvia toda el agua será absorbida/evaporada y luego el calor será insoportable.

    Saludos! Envidia (mucha) por lo de Ágora.

    ResponderEliminar
  2. Si no creas Niné, aquí también es igual, despues de la lluvia se vuelve bien bochornoso y maldices a todos los dioses.
    Afortunadamente ayer y hoy, han estado frejjjjcos y por eso soy medio feliz.

    Mi abuelo tiene un machete para cocos y se que no sería agradable ser atacada por uno de esos, que todos los santos me protejan.

    ResponderEliminar
  3. A un amigo lo machetearon entre 2, despues de varios minutos lo tiraron en un contenedor de basura, ahi se quedo gritando hasta que un señor que fue a tirar basura lo encontró.

    El wey sobrevivio pero le tuvieron que sacar carne unos lados para ponerselas en otros. La rola machetazos de brujeria le trae malos recuerdos y prefiere no escucharla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…