Ir al contenido principal

Hippie por un día.

Si yo hubiera nacido en 1945, seguramente habría vivido a plenitud el movimiento hippie y me habría colgado hasta un craneo humano en el cuello como los medicos brujos. Pero no, nací a finales de los 80 y ya no valió verga, por qué me toco la peor etapa musical de la humanidad, los colores electricos, las plataformas en los tenis, Fey y sabrá Dios que otras aberraciones, lo rescatable y que marcó mis años 90's y que descubri ya casi al final de estos, fue un "Cowboys from hell" y un "Vulgar Diplay of Power" ♥.

Alguna vez tuve la idea loca de comprar una combi de esas de la Volkswagen, aunque sin flores y colores psicodelicos, eso no es para mí, más bien quería un estilo surf y con un mp3 que reproduciera única y exclusivamente rolas de PanterA.
Cuándo tenía 16 años y tuve mi primer contacto con una persona de mis mismos gustos y que no estuviera en la prepa, traiamos unas ondas oscuras y nos derretíamos por comprar botas new rock (aún nos derretimos por comprar botas New Rock), gabardinas y demás prendas de colores funestos, eramos darCs de hueso colorado, hoy ya siendo "grandes" nos reimos de eso y nos preguntamos por que lo hacíamos.

Fué la última cosa rídicula que hice en mi vida, además en ese tiempo casi no vendían ropa darC por estos rumbos, hoy como ya esta de super moda el look "Darky" (que hasta en revistas pendejas como la "Tú" sale) pues la ropa se vende como condones.
Si bien no uso la ropa que este de moda, tampoco ando de imbecil con mis pulseras de picos y cintos de estoperoles y mucho menos con los labios negros, eso es del diablo. Creo qué el hecho de escuchar cierto tipo de música te da un estilo el cual tu moldeas para que sea el mas adepto a tí, pero ésto no significa que usar otro tipo de vestimenta te quite lo "mérol" o -inserte aquí el estilo de su preferencia-.

Pues bien, se acerca la fiesta de una amiga mía y ésta esta tan metida en el look hippie que quiere que todos vayamos así, no me desagrada en lo absoluto de hecho la ropa es comodísima y mientras más comoda esté más feliz soy, pero no soy de las personas que porta "algo" sin saber por lo menos un poco de lo mucho que puede significar, cómo los black metaleros nórdicos de la laguna, que como son black metaleros nórdicos adoradores de Odín, usan cruces invertidas, nomás por que sí y hartos pentagramas, se ven tan chistosos. Bueno en realidad la nueva generación de Rockers y Metaleros de la laguna son tan chistosos y tan... negros jajaja y compran harto maquillaje para que el negro de sus ropas no se confunda con la piel, y parecen galletitas espolvoreadas de azucar glass bañadas en tantito café, por que se les olvida maquillarse el cuello.

Por eso a partir de hoy, me informaré de todo lo relacionado con este rollo sesentero, pondre los viniles de Janis Joplin en el tocadiscos de la abuela y quizá... sólo quizá dejare de bañarme por unos días y fumaré marihuana, mientra pienso y medito sobre la inmortalidad del cangrejo, tengo que creerme el personaje que seré cuando el día de la fiesta llegue.


Amor y Paz hermanos.

Comentarios

  1. cual es la intencion de tener una fiesta con varios monigotes disfrazados?

    a reserva de gente como tu, solo va a haber gente disfrazada hablando de Chico Che o Fey o no se que musica les guste a tus amigos.

    Una cosa quizas es disfrazarse, otra es saber de que es lo que te disfrazaste y una muy diferente es comulgar con la idea.

    Quizas te serviria para saber los efectos de las drogas.

    ResponderEliminar
  2. En realidad, no me gustan las drogas soy una persona muy sana dentro de lo que cabe y lo demás, pues no sé. Pero no quiero verme como una pendeja disfrazada de algo que ni sabe que es. Yo creo es cuestión de ética. ¿Para cuando el blog misántropo?

    ResponderEliminar
  3. Yo tambien quiero una combi!!! sniff...


    "Sorel" es por Julian Sorel?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…