Ir al contenido principal

Estrellita dónde estás.

A mí las estrellas me gustan mucho, tanto que me tatué 3 en el brazo derecho en color azul. He pensado en ponerme otras dos pero aún no decido dónde, todavía me queda el suficiente espacio y sobre todo, tiempo para decidirlo, hacer las cosas bien y sobre todo con mucha responsabilidad.

Al parecer todo esto lo consideró muy bien nuestra amiga Kimberley Vlaeminck, quién fué con toda la disposición a ponerse tres estrellitas debajo del ojo -quiero pensar que como Kat Von D y no al puro estilo de la escoria Salvadoreña: Los Maras Salvatrucha- pero que por un motivo del cual se desconoce cual es el verdadero, terminó con... no 6 ni 7, sino con 56 estrellitas en el rostro, hagánme el rechingado favor.

La noticia se difundió hace un par de días, se dice que la chica se quedó dormida mientras le hacían los tatuajes, lo cual me parece la pendejada más grande del mundo... cuándo yo me tatué no podía pensar en otra cosa que no fuera la aguja perforando cada poro de mi piel, no mamen... como iba a yo a dormirme. Pero a ella seguramente la relajo tanto el dolor, que terminó dormida y con la mitad de su rostro completamente estrellado.

Según la versión del tatuador, Vlaeminck estaba de acuerdo con las 56 estrellitas, que jamás se quedó dormida y que salió satisfecha del local, además de que afirma tener testigos que avalan su declaración, pero que cuando el padre y el novio de la chica vieron el desmadre que tenía en la cara se molestaron tanto que Vlaeminck no pudo atinar a otra cosa, que culpar al tatuador de ese desastre facial, lo cual me parece más sensato ya que tomando en cuenta el tamaño de las estrellas se me hace muy tonto que alguién pudiera quedarse dormido.

Ahorita la chica tiene depresión y le da pena salir a la calle, pero para que se anda tatuando el rostro yo, en mi muy humilde opinión la pensaría más de dos veces antes de hacer algo así en la cara, no es como las demás partes del cuerpo en las que tienes la ventaja de ocultar un mal trabajo con un sueter o con el pantalón, aunque claro si eres luchador del CMLL otra cosa sería, la máscara sería suficiente para cubrir tu desgracia jajaja.

Y con ustedes *redobles muchos redobles...* Kimberley Vlaeminck:



Y ahora... Kat Von D:





Por último, si se van a tatuar la cara piensen primero en la chica belga y si despues de eso aún tienen la intención, que Dios los acompañe.

Comentarios

  1. Q pinche vieja tan pendeja. Bueno pudiera haber sido peor y en lugar de estrellitas hubiera entendido verguitas, jajaja

    se que no rima pero hubiera estado con madres

    ResponderEliminar
  2. Neta que si parece una mara, hahaha le falta el numero 13 y ya estuvo.

    ResponderEliminar
  3. Ya confesó que mintió, si quería las veintemil estrellitas jaja pero le dio miedo que la regañara su papá por eso inventó el cuento...
    Yo si me tatuara alguna vez, escogería una luna, me gusta mucho esa imagen.. Saludos Sorel!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…