Ir al contenido principal

Si no hubiera crisis, yo no tendría que trabajar.

Una vez que formas parte de la sociedad trabajadora de la región, tu vida no vuelve a ser igual. Me había acostumbrado tanto a contaminar la atmósfera con mi presencia y gestar dentro de mi madre un odio hacia mí, que ahora que soy una persona de "bien" no me siento felíz.

Lo único malo de ser un parasito, era la falta de fondos monetarios el cual conforme pasaban los días iban escaseando más y más. Ya no se podía usar con mamá el pretexto: Oye ma, necesito dinero para ir al ciber e imprimir una trabajo, por que el cartucho se me terminó y tu NUNCA me das para mis gastos. Esa siempre funcionaba y ahora, ningún pretexto o escusa sirve para obtener dinero del bolsillo de mamá.
Por eso, tengo que mantenerme yo solita, si no de dónde demonios voy a sacar dinero para las cervezas, ningún ser humano normal puede permitir semejante barbarie.

Cuando entras en el círculo laboral obviamente, la imagen que proyectes es la base de todo, son como los cimientos de un edificio que hace que éste no se caiga, asi que si no hay buenos cimientos por mucho que alcanzes a tocar el cielo, te vas a caer rápido. La imagen es importante y más cuando vas a tratar directamente con gente aún más importante (Como es mi caso), no puedes andar por la vida con tus pantalones rotos y la camiseta con la portada del "Too Fast For Love" de Mötley Crüe, por mucho que ésta sea la onda. Así que debemos recurrir a la ropa de gente descente y de bien, en la cual hay una situación (pequeñísima...) que me molesta.

Ahorita, como las cosas están de lo más relax y no es necesario utilizar toda la elegancia del mundo, un pantalon de mezclilla y una camiseta tipo polo es más que suficiente, pero a veces las blusas de colores exoticos y estampados locos pueden más y a mi me gustan, pero para usarlas debo utilizar un sueter, aunque la temperatura éste a 679 °C.


Hay que bonitas.


Me encantan, las amo pero ese pequeño problema que no me deja usarlas como debe de ser, éste radica en qué prácticamente no tienen mangas, bueno si tienen pero tan pequeñas que mejor las hubieran dejado así. Y eso para mi es algo muy importante, no puedo llegar a la oficina con 2316546541 dibujos en la piel, en primera por que pueden enamorarse de mí y no quiero lastimarlos y en segunda y más importante, me corren al demonio y ya no tendré dinero para comprar cervezas y nadie quiere eso ¿verdad?.... ¡¿VERDAD?!.
Por eso, las blusas de colores exóticos con estampados locos, deberían tener mangas más grandes, pero no... malditos diseñadores, los odio ya no comprare su ropa jamás. Aunque hubiera sido más fácil, no tatuarme los brazos... Pero no, soy una chica ruda y las cosas difíciles saben mejor.


De ahora en adelante, procuraré irme todos los días así para evitarme problemas, que alcabo dice mi vecina que el rojo se me ve muy bien:





Comentarios

  1. Que zarra, eso me recuerda dos cosas, primeramente que estoy en la etapa de que se acabaron los pretexos para alcolisafrme a expensas de mi madre, en segunda que entrando este semestre tengoo que ir de meritorio a algun juzgado y debo ir disfrasado de curro chupawebos, mierda, puras fallas con esta pinche vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…