abril 23, 2009

Si no hubiera crisis, yo no tendría que trabajar.

Una vez que formas parte de la sociedad trabajadora de la región, tu vida no vuelve a ser igual. Me había acostumbrado tanto a contaminar la atmósfera con mi presencia y gestar dentro de mi madre un odio hacia mí, que ahora que soy una persona de "bien" no me siento felíz.

Lo único malo de ser un parasito, era la falta de fondos monetarios el cual conforme pasaban los días iban escaseando más y más. Ya no se podía usar con mamá el pretexto: Oye ma, necesito dinero para ir al ciber e imprimir una trabajo, por que el cartucho se me terminó y tu NUNCA me das para mis gastos. Esa siempre funcionaba y ahora, ningún pretexto o escusa sirve para obtener dinero del bolsillo de mamá.
Por eso, tengo que mantenerme yo solita, si no de dónde demonios voy a sacar dinero para las cervezas, ningún ser humano normal puede permitir semejante barbarie.

Cuando entras en el círculo laboral obviamente, la imagen que proyectes es la base de todo, son como los cimientos de un edificio que hace que éste no se caiga, asi que si no hay buenos cimientos por mucho que alcanzes a tocar el cielo, te vas a caer rápido. La imagen es importante y más cuando vas a tratar directamente con gente aún más importante (Como es mi caso), no puedes andar por la vida con tus pantalones rotos y la camiseta con la portada del "Too Fast For Love" de Mötley Crüe, por mucho que ésta sea la onda. Así que debemos recurrir a la ropa de gente descente y de bien, en la cual hay una situación (pequeñísima...) que me molesta.

Ahorita, como las cosas están de lo más relax y no es necesario utilizar toda la elegancia del mundo, un pantalon de mezclilla y una camiseta tipo polo es más que suficiente, pero a veces las blusas de colores exoticos y estampados locos pueden más y a mi me gustan, pero para usarlas debo utilizar un sueter, aunque la temperatura éste a 679 °C.


Hay que bonitas.


Me encantan, las amo pero ese pequeño problema que no me deja usarlas como debe de ser, éste radica en qué prácticamente no tienen mangas, bueno si tienen pero tan pequeñas que mejor las hubieran dejado así. Y eso para mi es algo muy importante, no puedo llegar a la oficina con 2316546541 dibujos en la piel, en primera por que pueden enamorarse de mí y no quiero lastimarlos y en segunda y más importante, me corren al demonio y ya no tendré dinero para comprar cervezas y nadie quiere eso ¿verdad?.... ¡¿VERDAD?!.
Por eso, las blusas de colores exóticos con estampados locos, deberían tener mangas más grandes, pero no... malditos diseñadores, los odio ya no comprare su ropa jamás. Aunque hubiera sido más fácil, no tatuarme los brazos... Pero no, soy una chica ruda y las cosas difíciles saben mejor.


De ahora en adelante, procuraré irme todos los días así para evitarme problemas, que alcabo dice mi vecina que el rojo se me ve muy bien:





1 comentario:

  1. Que zarra, eso me recuerda dos cosas, primeramente que estoy en la etapa de que se acabaron los pretexos para alcolisafrme a expensas de mi madre, en segunda que entrando este semestre tengoo que ir de meritorio a algun juzgado y debo ir disfrasado de curro chupawebos, mierda, puras fallas con esta pinche vida.

    ResponderEliminar

Aclaración y quejas.