Ir al contenido principal

Tu recuerdo me bastará.

"¿De que sirve una fotografía tuya?, si siempre que la miro me hace sentir triste. ¿Para qué sirve un recuerdo de algo que una vez tuvimos? si todo lo que hace, es hacerme sentir mal. Ojalá pudiera romperla, pero nunca tengo el valor. Ojalá pudiera arrojarla al fuego, ojalá pudiera. Pero si dijera que lo haría sería un mentiroso. ¿Para que sirve una foto de una muñequita? cuando un simple vistazo basta para hacerme sentir apagado. Esperé perderla, pero la cuido tan bien. Ojalá desapareciera, digo ojalá por que luego saboreo que está aquí."

(Depeche mode - A photograph of you).



Todo ya pasaba normal, sin ningún tipo de problemas... todo era ya como lo había planeado, por primera vez algo me salía bien. La televisión estaba encendedida y lo único que había era éstatica. Ahí estaba viendo por la ventana el pasar de los automóviles, vivo en una calle concurrida y con frecuencia hay muchos carros transitando a las 4 de la mañana, la mayoría de ellos taxistas y otros cuantos chicos que vienen de alguna fiesta, para seguirle en otra. A veces me preguntaba como lograban vivir sin preocupación alguna, yo no podía... llegué a creer en que la palabra "vivir" no era más que eso, una simple palabra sin un profundo significado.

Ésta noche, el frío era mas intenso qué de costumbre lo cual me hacía recordar que el invierno no me gusta, por que es la epoca en que la gente se une más con quienes ama, las fiestas decembrinas abarrotadas de buenos deseos, lo niños jugueteando con sus hermanos y primos, mientras que los mayores brindaban con champagne o cognac, platicando de los planes que tenían para el año entrante y de lo felices que estaban por que alguna de las mujeres de la familia estaba esperando un bebé. Pero yo no estaba ahí, la única compañía que tenía, si es que así se le puede llamar, es una vieja rata que en ocasiones sale de su ratonera para buscar comida en mi departamento, pocas veces logra conseguir algo.

Suelo pensar muchas veces en mi pasado, por que es lo único bueno que me queda. Entre tantos recuerdos se encuentra ella, el amor de mi vida. La mujer más hermosa que pude haber conocido, en verdad la amaba. La recuerdo claramente
, tenía unos ojos hermosos y grandes, podía hundirme en lo profundo de su mirada, su piel era suave y blanca, amaba su voz y la forma en que me hablaba, cada segundo a su lado era el mas hermoso de mi existencia, el simple hecho de saberla cerca me hacía feliz. En verdad era amor, pero yo sabía que todo terminaría mal.

Una noche, lo recuerdo perfectamente era sabado y las estrellas casi no se veían, parecía que estaba a punto de llover, iba caminando por el centro y lo único que quería era detenerme en algún lugar y beber unas cuantas cervezas antes de ir a casa, entre al lugar y no era gran cosa, había estado en lugares peores, de esos en donde puedes encontrar cadaveres encima de las mesas de billar. El hombre que me atendió, era enorme y de una voz ensordecedora además olía bastante feo, le pedí una cerveza y unos cigarrillos. Me preguntó que que hacía yo en un lugar de esa clase si no me veía tan jodido, le respondí que lo único que necesitaba eran unas cervezas, no importaba donde las consumiera.

Pasaban las horas y aún no podía terminar mi primer trago, mi mundo se reducía a pensar en ella y cuando no estaba conmigo, verdaderamente me sentía solo. Seguía en la barra, haciendo figuritas con la servilleta y viendo como mi cigarrillo se consumía solo, en un instante mi trance se vió destruido con una ola de carcajadas y gritos, era una pareja que entraba feliz al lugar. Abrazados y viendose con una gran adoración, sonrientes, felices. Que hace una pareja así en un lugar como éste me preguntaba mientras ellos se acercaban más a la barra, donde yo estaba.
A medida que se aproximaban, senti como las piernas comenzaban a temblarme, como un frío inexplicable inhundaba mi cuerpo, cómo todos mis frágiles sueños se hacían pedazos.

Era ella, el amor de mi vida, la más perfecta persona que había conocido, feliz con otro. Pasó a un lado mío y con un movimiento discreto me tocó el brazo, yo no pude ni reaccionar a eso, pensé en que seguramente querrías que te siguiera con la mirada cosa que no hice, para que.
Comenzé a beber como nunca en mi vida, una tras otra ya no sabía que hacer o como actuar y sin pensarlo salí del lugar, cuando llegué a mi casa pensé en que Dios seguramente debía odiarme tanto como para evitar que en mi estado, no haya cometido una locura despues de presenciar una comedia triste, en la que yo era el protagonista principal y en donde los finales felices solo existen en los cuentos de hadas.

Al día siguiente y despues de la más tormentosa noche de mi vida, revisé mi celular, varias llamadas perdidas y unos cuantos mensajes. Había uno en especial, decía cuán importante era para ella y lo mucho que me quería. Una irónica risa salió de mi boca y las lágrimas volvieron a recorrer mi cara, empezé a marcar un número esperando una pronta respuesta que afortunadamente obtuve:

- Bueno?

-¿En verdad te importo tanto como dices? por que yo pienso lo contrario, bueno no lo pienso más bien lo sé.
(No la deje hablar...)

- Sabes, ayer quería decirte tantas cosas, pero no lo creí necesario para qué. Pero para mí era importante
pero bueno algunas cosas no siempre son así y no se puede hacer nada contra ello. Y ya es todo, me quedo solo con todo lo bueno que pasamos, y a diferencia de tí, tu si me importas y quiero tu felicidad. Pero como también quiero la mía lo más sano que puedo hacer es olvidarme de tí y espero que tu hagas lo mismo conmigo.

Colgué.


A partir de ese día todo en mi cambió, no era el mismo. Traté de buscar ayuda y no encontré la suficiente, me volví una persona triste y sin aspiraciones, todo lo que hacía, lo hacía pensando en ella, era mi musa. Me olvidé de mis amigos, principalmente me olvidé de mí. Comenzé a enfermarme seguido, dejé de dormir. Ya no era un ser humano como otros, era como algo que sabian que estaba ahí. Juré por todos los dioses que existan, olvidar. Lo intenté y aún no lo logro, me deshice de todo lo que me recordara a tí, pero no supe como destruir algo tan significativo. Y ahi está en el mismo lugar, la llavé que abrió la puerta para esta experiencia, la conservo dentro de una botella... pero sólo el tiempo dirá la verdad si todo ésto ha sido en vano.






Nota: Es sólo un cuento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…