marzo 24, 2009

Odio a los gorilas.

Cuando no puedo dormir (que ya es algo habitual) me pongo a jugar videojuegos, ayer descubrí que sigo teniendo las mismas habilidades que cuando tenía 10 años para los juegos de deporte.
Gracias a ello, entendí el futbol americano y por lo tanto le estoy inmensamente agradecida, pero eso no importa. Anoche jugando Mario Tenis (Por que todos los juegos de mario los amo) libré una batalla épica con un maldito gorila bebé.

Desde tiempos ancestrales (Leáse, cuando el Nintendo 64 estaba de moda) el gorila bebé y yo, hemos tenido una rivalidad enorme ya que es el único -me atrevo a decirlo- que logra tener una verdadera batalla conmigo, es el único que me hace enojar por que pierdo un set y es con el único que llego a 4 tiebreaks.
Quizá a ustedes, queridos lectores no les importa, pero a mí sí y como es mi blog me desahogo en él, luego me hace daño y empiezo a tener tendencias suicidas y nadie quiere eso ¿verdad?... ¡¿VERDAD?!.

Mi juego contra ese gorila bebé duro -sin mamar- 1 hora 15 minutos, ni con Nemesis (♥) me tardé tanto y por supuesto gané, batallé como la gente descente que busca emociones en los videojuegos, pero gané y la satisfacción y felicidad de mi logro nadie me la quita, snif snif.


DRAMATIZACIÓN:
(Yo era Yoshi, por que Yoshi rulea mucho)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración y quejas.