Ir al contenido principal

¿Existe una regla que prohiba la publicación de 2 o más entradas en un día?

Ando bien animosa y con ganas de escribirle a todo el mundo, de hecho estoy en la búsqueda del mail de quién fuera mi más grande amor en la preparatoria y que por cierto me mando al demonio en plena novatada y luego me rogó... 25 minutos despues de batearme. No es que quiera reavivar nuestro romance -que nunca se dió como me hubiera gustado- ni mucho menos volver a frecuentarnos como en aquellos días, juro por Diosito que no se trata de eso, más bien tengo el morbo de saber si ya se casó y con quién. Tengo la ligera sospecha de que algo que nos unía inconcientemente era el placer de mostrarle uno al otro quién era su pareja en turno, malditas relaciones enfermas en las que me meto.

Me atrevo a decir que él es la única persona en todo el mundo por la que he sentido los celos (y yo no soy celosa) más pinches, que de no ser por "Coconito" y sus consejos de señora mayor, habría asesinado a todas sus novias de aquella epoca. Recuerdo a una en especial de un grado menor al nuestro, pero que era del tamaño de una jirafa, incluso era más alta que él y se veían tan graciosos juntos pero siempre que nos topabamos en la escuela por una u otra razón me lanzaba una mirada de: Mira lo qué me encontré >=). Eran tan odioso. Pero yo hacía lo mismo, así que no tenía la calidad moral para reclamarle sus bajos actos.

Efraín (hasta el nombre lo tiene odioso) no es exactamente el modelo de hombre que me gusta, vamos no llena ni la mitad de los requisitos que yo pido (a excepción de que es hermosamente alto) pero por algún motivo ajeno a mi razón y entendimiento, lo quería para mí -Quizá aún lo quiero, pero me niego a aceptarlo ja!-.

Pero el destino no quería que asi fuera por que yo me fijé en él, cuando "Coconito" me dijo que le gustaba, lo sé soy una mala amiga y arderé en el infiermo por mis vulgares acciones. Pero para que hacernos tontos a pesar de que no le tomaba mucha importancia a su existencia en el salón de clases, podía sentir sus acosadoras miradas y un día (Cuando "Coconito" me dijo su sentir) me fijé en él para ver si le convenía y sobre todo si tenía mi aprobación. Fué ahí cuando supe que ese muchacho estaba en mi salón por una razón, ser acosado por mí hasta el cansancio.

Y así fué, actualmente no sé como sea él quizá ya no es el mismo muchacho de peinado impecable, hermosa sonrisa y con esa BMX amarilla en la que iba a la escuela. Quizá ya es gordo, bigotón y tiene una esposa amargada. Tal vez se volvió sacerdote... o quizá siga viviendo con sus padres, siga igual de guapo pero en vez de BMX tiene un auto deportivo y esté esperando ansiosamente ver en su bandeja de entrada un correo electrónico de mi parte, donde le pido que volvamos y asi. Pero eso nadie lo sabrá hasta que yo escriba dicho mensaje.

Y como yo soy bien trágica y además tengo una suerte de perro, les puedo asegurar que ésta historia no tendrá un final felíz, eso nada más en los cuentos de hadas y si acaso en las novelas de Televisa.

Comentarios

  1. hahaha, no es por mamar, pero mi vecino se llama efrain, es gordo, muy alto 1.90 mas o menos, tiene bigote y esta casado con una pinche vieja de lo mas pinche, a lo mejor y es tu exenamorado haha

    ResponderEliminar
  2. jajajaja el comentario del chico migraña rifa.

    yo tambien tengo una exnovia asi, adziry, siempre que nos hablamos nos contamos lo feliz que somos desde que dejamos de andar, jaja es cagado

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…