Ir al contenido principal

El mundo de los anónimos y su ecosistema.

Quienes no han sido víctima de estos aborígenes ciberneticos con alma chingativa, todos en alguna etapa de nuestras miserables y desafortunadas vidas hemos pasado por eso, como si fuera una prueba para ser gentes de bien en el futuro.
Algunas personas se convierten en víctimas por ser pendejos, otros por ser rockstars, otros por saber mucho o poco y otros nomás por que sí.

Lo único cierto es que, nada... absolutamente nada, incrementa más el ego del ser humano, que los anónimos chingativos, por eso son tan famosos y cualquiera aunque sea un imbecil, desearía tener por lo menos uno.
A mí me gustan mucho los anónimos que estan llenos de groserías y que casualmente todas son sinonimos y al final del post, no dicen nada. Esas son geniales por que te ríes de la falta de creatividad de la persona o animal que la escribió y a veces ya ni caso le haces, total ya te lo sabes de memoria.

Otro de los anónimos que como me dan risa son los que dicen que ya saben donde vives, a que hora cagas y con quien te juntas en la plazita de la colonia a las 7:15 pm, con tal de provocar un temor en la persona que la haga quedarse en casa, no "vaiga" a ser el diablo y el anónimo intente matarlo en la plazita de la colonia a las 7:15. Aunque humanamente esto sería imposible ya que no puedes esperar nada bueno e inteligente de alguién que se la pasa investigando tu vida en vez de hacer algo por la suya, esa gente nunca sirve para nada, es más ni para empacar las compras en soriana, por una pequeña propina.

Entender estos comportamientos sería como encontrar el santo grial, es más veo más factible encontrar el santo grial y no tengo idea de lo que eso sea. Quizá es una patología del ser humano, el formar parte de la vida de otro aunque sea de una manera tan patetica como esa, a veces pienso que lo hacen por que se quieren hacer "amiguis mil" de la persona, recreemos mi hipotesis:

Supongamos que Lupita Gutierrez es muy popular en la secundaria y por tanto su metroflog esta abarrotado de 50 firmas diarias y la posibilidad de subir más de 3 fotos, en la secundaria también existe Juanita Mendoza que es menos popular que Lupita Gutierrez y que esta conciente de que si se vuelve "amiga" de ella, podrá obtener la fama con la que tanto ha soñado. Juanita Mendoza hace lo imposible por encontrar el metroflog de Lupita Gutierrez y empieza a bombardearla con anónimos del tipo de:

Anónimo @ 16-06-09 dijo:
"PINCHE BIEJA ZORRA!! TU KREES K TODOOS LOS DE LA ZECU TE BUSKAN POR BONITAAA, KE NO TE HAZ BISTO EN UN ESPEJO PINCHE VIEJA FEAA CULERA NALGAAS WANGAS!!! TU Y TUS PINCHES AMIGAS ASKEROSAS NO VALEN PARA PURITITA MADREEE YO ZE TODO DE USTEDES Y UN DÍA ME LAS VAN A PAGAR TODAS COMPLETITAS ES MAS QUE TAL SI NOS VEMOS EN LAS CANCHAS PARA VER DE CUANTO NOS TOCA PINCHE PENDEJA CHINGAS A TU MADREEE PINCHE ZORRA BALE VERGAAA!!!"

Luego Lupita Gutierrez pues se saca de onda pero no le pone mucha atención, total anónimos sobran y el día que dejen de hablar de ella es cuando se va a asustar.
Algunas horas despues aparece una firma de Juanita Mendoza diciendo lo siguiente:

JanE_MoxXa16 @ 16-06-09 dijo:
HelloOoO!! niñaAaa CoMo TaZz?!?!?! OseA kE Pdo cOn ezZa viEja NaKa!!
koOmo esVulGar, cuEra Tu No Le HaGazZ KaZoo!!! eS ObVio Ke Te TIenE
EnVidia NeNa y De Una VEz ApRovEchO PaRa DciRrlE qUe LUpizZ No EsTa
zZolA EllA tiEnE KiEn La DEfieNda!!
BEsItOs Mi LuPizZ KuIdAtE MiLs NoS VeMos MañaNa NenA BaiIss!!!

Y gracias a eso, Lupita Gutierrez se empieza a juntar más con Juanita Mendoza y ésta hipócritamente logra su cometido.


Esa es mi teoría pero existen más cuestiones, por ejemplo las que lo hacen por el placer de estar chingando, como mi primo. Pero como el está muy imbécil no vale la pena de profundizar su tema.
De lo que si puedo estar segura es que sin los anónimos, las personas no serían nada, gracias a ellos se tiene una indescriptible onda de placer, vamos a todos nos gusta la idea de que otros se preocupen por lo que hacemos y nos engrandezcan aunque no lo merezcamos, eso es lo mejor.
Por eso no me queda más que agradecerles a estas personas que se han tomado la molestia de engrandecer no sólo a mí si no a muchas personas al rededor del planeta.


¡Vivan los anónimos!

Comentarios

  1. Ja! nuevamente me has hecho reir sin ganas, y es que pones la verdad, aunque a mi los anonimos jamas me han gustado por eso despues de un tiempo de firmarte y leerte pedi hablar contigo xD digo no fueras a creer que era un señor cuarenton calvito y sin vida social que te acosaba xDDD
    y nuevamente digo... me encanta como escribes mi querido chocolate semi-humano.

    Cuidate mucho ^^
    Y que te vaya de maravilla.
    Se le quiere ;D

    Bye

    ResponderEliminar
  2. Te vas a morir!! ya se donde vives y un dia de estos te vo'a quebrar, te voy a agarrar a guitarrazos y te voy a amarrar como pueeeerco con el cable del micro. (iba a ser con el talí pero ps como que no rifa)

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo pinche anonimo de las 12:49 que Sorel tiene quien la defienda. tranquila amiguis sorel que esos anonimos no'mas te tienen envidia.

    jaja, creo que debia de esperarme mas para el comentario de apoyo pero me tengo que ir.

    PD. Yo tecnicamente, asi como muchos otros sin blog, somos anonimos, asi que trankila con la banda, ajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…