Ir al contenido principal

De tu música a mi música, pues mi música.

Una de las cosas que más disfruto sin duda alguna es hacer música, además del sexo y las perforaciones claro está. Creo firmemente en aquella famosa frase de Nietzsche que dice "sin la música, la vida sería un error" hay quienes dicen que la vida ya es un error y que la música y todas las bellas artes en general son un intento para disimularlo, pero nadie cree en palabras de emos filosofos así que no importa mucho lo que crean de la vida.
La música existe desde siempre o me van a decir que nunca han escuchado las melodías que produce el viento, si su respuesta es no, significa que no han vivido lo suficiente o bien, no son capaces de apreciar los sonidos naturales. Para muchas personas la música comienza con las sinfonías de Beethoven o los requiem de Mozart.

Todo ser humano tiene oído de músico, sabe diferenciar lo bueno de lo malo pero lo que le falta es el sentido común. Yo no digo que mi música sea mejor que la de mi vecino -Qué si lo es-, tampoco lo juzgo por poner a todo volumen a Intocable, que he de confesarles que admiro de sobremanera al bajista de esa agrupación, quizá en el siguiente post hable de ello.
Tampoco me quejo que el nieto de mi vecina sea tecladista en una banda de pasito duranguense y que toda la tarde este tocando la misma canción. Total no es mi pedo.
Lo que si me emputa, es que a pesar de yo respetar los gustos nefastos de las personas, esa gente esa, la que tanto odio sin conocer la razón, no respete lo mío.

Como les comento a mí me gusta la musica, ojo la música. Lo mío lo mío siempre lo he dicho es el mérol para muchos, música del diablo, ruido innecesario o cualquier cosa despectiva que se le ocurra a la persona.
Lo que me atrajo del mérol en mis inicios fue lo bien elaborado de la música, en aquel entonces yo no conocía nada más allá de Metallica o Iron Maiden, hoy gracias a mi padre Dio hay en mi cabeza y en mi disco duro una variedad enorme de bandas a las que les debo mucho.
El otro día un amigo me comentaba que muchos niños mérol, siguen a Cannibal Corpse por dos razones las portadas sangrientas de los albums y el hecho de que suena bastante agresivo. Si bien es cierto, pero cuando verdaderamente escuchas a Cannibal Corpse notas algo que muchas bandas de su genero suelen usar, el ritmo blues.

Eso es exactamente lo que me gusta del mérol, que en sus arterias fluyen verdaderos músicos, no nos vayamos tan lejos tenemos a Dream Theater, dudo que algún guitarrista aficionado pueda tocar de una forma parecida a Petrucci, o que un baterista cualquiera aplique los destiempos de la misma forma que Portnoy o que haga los solos de bajo de John Myung. Simplemente no se puede a menos de que tengas una formacion musical desde niño o bien haber nacido siendo un genio como Mozart o Freddy Mercury (♥).
Pero eso a la gente le parece innecesario y quita demasiado tiempo, para ser famoso aparecer en televisión y ganar los millones, no importa que tengas una voz horrenda o uses playback mientras te luzcan bien las mini faldas o tus canciones se puedan disfrutar en una cantina, nada de lo que yo mencione importa.

¿Apoco creían que RBD estudió música en Berklee y que Valentín Elizalde nació con talento?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…