marzo 25, 2009

De tu música a mi música, pues mi música.

Una de las cosas que más disfruto sin duda alguna es hacer música, además del sexo y las perforaciones claro está. Creo firmemente en aquella famosa frase de Nietzsche que dice "sin la música, la vida sería un error" hay quienes dicen que la vida ya es un error y que la música y todas las bellas artes en general son un intento para disimularlo, pero nadie cree en palabras de emos filosofos así que no importa mucho lo que crean de la vida.
La música existe desde siempre o me van a decir que nunca han escuchado las melodías que produce el viento, si su respuesta es no, significa que no han vivido lo suficiente o bien, no son capaces de apreciar los sonidos naturales. Para muchas personas la música comienza con las sinfonías de Beethoven o los requiem de Mozart.

Todo ser humano tiene oído de músico, sabe diferenciar lo bueno de lo malo pero lo que le falta es el sentido común. Yo no digo que mi música sea mejor que la de mi vecino -Qué si lo es-, tampoco lo juzgo por poner a todo volumen a Intocable, que he de confesarles que admiro de sobremanera al bajista de esa agrupación, quizá en el siguiente post hable de ello.
Tampoco me quejo que el nieto de mi vecina sea tecladista en una banda de pasito duranguense y que toda la tarde este tocando la misma canción. Total no es mi pedo.
Lo que si me emputa, es que a pesar de yo respetar los gustos nefastos de las personas, esa gente esa, la que tanto odio sin conocer la razón, no respete lo mío.

Como les comento a mí me gusta la musica, ojo la música. Lo mío lo mío siempre lo he dicho es el mérol para muchos, música del diablo, ruido innecesario o cualquier cosa despectiva que se le ocurra a la persona.
Lo que me atrajo del mérol en mis inicios fue lo bien elaborado de la música, en aquel entonces yo no conocía nada más allá de Metallica o Iron Maiden, hoy gracias a mi padre Dio hay en mi cabeza y en mi disco duro una variedad enorme de bandas a las que les debo mucho.
El otro día un amigo me comentaba que muchos niños mérol, siguen a Cannibal Corpse por dos razones las portadas sangrientas de los albums y el hecho de que suena bastante agresivo. Si bien es cierto, pero cuando verdaderamente escuchas a Cannibal Corpse notas algo que muchas bandas de su genero suelen usar, el ritmo blues.

Eso es exactamente lo que me gusta del mérol, que en sus arterias fluyen verdaderos músicos, no nos vayamos tan lejos tenemos a Dream Theater, dudo que algún guitarrista aficionado pueda tocar de una forma parecida a Petrucci, o que un baterista cualquiera aplique los destiempos de la misma forma que Portnoy o que haga los solos de bajo de John Myung. Simplemente no se puede a menos de que tengas una formacion musical desde niño o bien haber nacido siendo un genio como Mozart o Freddy Mercury (♥).
Pero eso a la gente le parece innecesario y quita demasiado tiempo, para ser famoso aparecer en televisión y ganar los millones, no importa que tengas una voz horrenda o uses playback mientras te luzcan bien las mini faldas o tus canciones se puedan disfrutar en una cantina, nada de lo que yo mencione importa.

¿Apoco creían que RBD estudió música en Berklee y que Valentín Elizalde nació con talento?

marzo 24, 2009

¿Existe una regla que prohiba la publicación de 2 o más entradas en un día?

Ando bien animosa y con ganas de escribirle a todo el mundo, de hecho estoy en la búsqueda del mail de quién fuera mi más grande amor en la preparatoria y que por cierto me mando al demonio en plena novatada y luego me rogó... 25 minutos despues de batearme. No es que quiera reavivar nuestro romance -que nunca se dió como me hubiera gustado- ni mucho menos volver a frecuentarnos como en aquellos días, juro por Diosito que no se trata de eso, más bien tengo el morbo de saber si ya se casó y con quién. Tengo la ligera sospecha de que algo que nos unía inconcientemente era el placer de mostrarle uno al otro quién era su pareja en turno, malditas relaciones enfermas en las que me meto.

Me atrevo a decir que él es la única persona en todo el mundo por la que he sentido los celos (y yo no soy celosa) más pinches, que de no ser por "Coconito" y sus consejos de señora mayor, habría asesinado a todas sus novias de aquella epoca. Recuerdo a una en especial de un grado menor al nuestro, pero que era del tamaño de una jirafa, incluso era más alta que él y se veían tan graciosos juntos pero siempre que nos topabamos en la escuela por una u otra razón me lanzaba una mirada de: Mira lo qué me encontré >=). Eran tan odioso. Pero yo hacía lo mismo, así que no tenía la calidad moral para reclamarle sus bajos actos.

Efraín (hasta el nombre lo tiene odioso) no es exactamente el modelo de hombre que me gusta, vamos no llena ni la mitad de los requisitos que yo pido (a excepción de que es hermosamente alto) pero por algún motivo ajeno a mi razón y entendimiento, lo quería para mí -Quizá aún lo quiero, pero me niego a aceptarlo ja!-.

Pero el destino no quería que asi fuera por que yo me fijé en él, cuando "Coconito" me dijo que le gustaba, lo sé soy una mala amiga y arderé en el infiermo por mis vulgares acciones. Pero para que hacernos tontos a pesar de que no le tomaba mucha importancia a su existencia en el salón de clases, podía sentir sus acosadoras miradas y un día (Cuando "Coconito" me dijo su sentir) me fijé en él para ver si le convenía y sobre todo si tenía mi aprobación. Fué ahí cuando supe que ese muchacho estaba en mi salón por una razón, ser acosado por mí hasta el cansancio.

Y así fué, actualmente no sé como sea él quizá ya no es el mismo muchacho de peinado impecable, hermosa sonrisa y con esa BMX amarilla en la que iba a la escuela. Quizá ya es gordo, bigotón y tiene una esposa amargada. Tal vez se volvió sacerdote... o quizá siga viviendo con sus padres, siga igual de guapo pero en vez de BMX tiene un auto deportivo y esté esperando ansiosamente ver en su bandeja de entrada un correo electrónico de mi parte, donde le pido que volvamos y asi. Pero eso nadie lo sabrá hasta que yo escriba dicho mensaje.

Y como yo soy bien trágica y además tengo una suerte de perro, les puedo asegurar que ésta historia no tendrá un final felíz, eso nada más en los cuentos de hadas y si acaso en las novelas de Televisa.

Odio a los gorilas.

Cuando no puedo dormir (que ya es algo habitual) me pongo a jugar videojuegos, ayer descubrí que sigo teniendo las mismas habilidades que cuando tenía 10 años para los juegos de deporte.
Gracias a ello, entendí el futbol americano y por lo tanto le estoy inmensamente agradecida, pero eso no importa. Anoche jugando Mario Tenis (Por que todos los juegos de mario los amo) libré una batalla épica con un maldito gorila bebé.

Desde tiempos ancestrales (Leáse, cuando el Nintendo 64 estaba de moda) el gorila bebé y yo, hemos tenido una rivalidad enorme ya que es el único -me atrevo a decirlo- que logra tener una verdadera batalla conmigo, es el único que me hace enojar por que pierdo un set y es con el único que llego a 4 tiebreaks.
Quizá a ustedes, queridos lectores no les importa, pero a mí sí y como es mi blog me desahogo en él, luego me hace daño y empiezo a tener tendencias suicidas y nadie quiere eso ¿verdad?... ¡¿VERDAD?!.

Mi juego contra ese gorila bebé duro -sin mamar- 1 hora 15 minutos, ni con Nemesis (♥) me tardé tanto y por supuesto gané, batallé como la gente descente que busca emociones en los videojuegos, pero gané y la satisfacción y felicidad de mi logro nadie me la quita, snif snif.


DRAMATIZACIÓN:
(Yo era Yoshi, por que Yoshi rulea mucho)




marzo 20, 2009

Mi amor platónico es un cajero de Bancomer.

Yo odiaba ir al banco, lo odiaba con toda mi alma. Un día mi mamá me mandó a depositar dinero que bien podía servir para comprarme un carro y un litro de michelada del mazacuata, pero mi madre prefirió que se quedara ahí, guardadito y no ser malgastado por mi, snif snif.

Mientras iba caminando (Por que yo voy caminando al banco...), pensaba en que debería contratar a alguién que hiciera mis deberes y asi yo disfrutar de la vida, pero luego no tendría con que pagarle asi que mejor me hice a la idea de que mis sueños jamás se harían realidad, llegué al banco y lo que menos quería, se presentó: Una fila enorme que se extendía desde las cajas hasta los cubículos de los ejecutivos de cuenta y esas mamadas bancarias.
Ví la fecha en mi celular y pensé: Bonito día para venir a depositar dinero, era quincena. Pero ya estaba ahí, ni modo de regresarme que hueva. Así que espere y espere hasta llegar a los pasillitos que se forman con las cintas de tela y que por cierto nunca falta el fulano que esta quitandolas y poniendolas hasta que ésta se le suelta y todos lo ven con cara de: Pinche imbécil deja eso ¬¬.

Cuando llegué a esa área de las cintas ya todo se me haría mas rápido según yo, pero nada más dejaban pasar rápido a los que tenían cuenta empresarial o preferente y por supuesto yo no tenía ninguna de esas dos, yo soy gente humilde.
Mientras esperaba mi turno empezé a inspeccionar el área y a preguntarme como le haría un asaltante para robar todo el dinero del banco sin que nadie se diera cuenta y mientras veía las camaras que vigilan a los cajeros, él robó mi atención.

Ahí estaba, ganándose la vida como cajero de un banco, con su camisa perfectamente planchada por su mamá, la corbata muy bien anudada inclusó pense en la posibilidad de que éste estuviera casado, su cabello exageradamente lleno de gel y con un peinado no muy bueno pero a él se le veía genial, tenía cara de mamón, de esos que ves en la calle y ya los odias. Me flechó, ya no podía quitarle la mirada de encima y hasta me tardé en reaccionar cuando mi turno había llegado... Y SÍ ÉL ME ATENDIÓ ♥.
A partir de ahí, ir al banco me provoca el más grande placer jamás experimentado, quizá algún día le pida su telefono y lo invite a salir, por que yo soy una mujer moderna.

marzo 18, 2009

Bueno o malo que más da.

Hace rato que venía en el transporte público escuchando música y pensando en la inmortalidad del cangrejo, la luz roja del semáforo, el olor a tacos de barbacoa de dudosa procedencia y el desmadre que tenían las edecanes del oxxo me saco de mis preciados pensamientos para empezar a maldecir y odiar a la humanidad como cada día.

Despues de saltar todo ese tuburio (Esperen... ¿es tuburio o tugurio?, bueno no importa) regresé a mis importantes y enígmaticos placeres mentales, que no sé ustedes pero yo mientras uso el transporte publico y pongo músiquita mientras veo por la ventana, me gusta ir fantaseando con infinidad de cosas. En uno de esos viajes a mí mente llego una pregunta, que si bien no tiene nada que ver con el orígen de la vida, la respuesta es muy compleja y quizá solo pocos mortales tienen la respuesta y cuando pienso en ello solo dos personajes vienen a mi mente: El Dalai Lama y Homero J. Simpson.

Me he dado cuenta en mis muchos años de vida que los índices de sufrimiento emocional afectan al 94.6% de la población mundial, de éste porcentaje se desprenden dos partes, la gente buena onda y la gente mala onda. Según los investigadores de la UAAAN los más propensos a formar parte de ésta estadística, son las personas buena onda. Ésta especie de seres humanos son a los que más le toca sufrir y no sé sabe el por qué, quizá sea cuestión genetica o simple estupidez.

Existen casos de personas que comienzan una relación con la persona deseada, los primeros 3 ó 4 meses (4 meses se me hace una exageración) la felicidad inhunda sus venas, transportando globulos alegres, que a la larga estos mutan creando una especie de virus que da como resultado el sufrimiento emocional de la persona. La gente buena onda, esa gente entregada a su relación, comprensiva, solidaria, amorosa e incluso fiel nunca de los nuncas jamás en la vida por los siglos de los siglos santos amén, va a ser feliz... ¡JAMÁS!.

Por que siempre existirá el lado oscuro, el demonio mismo, el cretino (a) todos los antivalores fusionados en una persona que tiene más grande su pene o sus senos, que su cerebro. Es como la ley de la vida, no es como en las caricaturas o películas en dónde el malo siempre pierde, en la vida real es todo lo contrario, si no fijense nomás todas las riquezas que tienen los narcos. No mamen. Por eso no creo en el Karma eso es una gran patada en las bolas al igual que la frase esa que dice "al que obra bien, bien le va" mejor debería ser "Obra bien y serás un pendejo".

Es un hecho que la gente buena siempre será pendeja y la gente mala, sigue siendo igual de pendeja pero con un chingo de cosas chidas, que la gente buena nunca tendrá, a menos de que Jesucristo baje a la tierra a curar a los ciegos y a darme un Mustang.

marzo 17, 2009

Tu recuerdo me bastará.

"¿De que sirve una fotografía tuya?, si siempre que la miro me hace sentir triste. ¿Para qué sirve un recuerdo de algo que una vez tuvimos? si todo lo que hace, es hacerme sentir mal. Ojalá pudiera romperla, pero nunca tengo el valor. Ojalá pudiera arrojarla al fuego, ojalá pudiera. Pero si dijera que lo haría sería un mentiroso. ¿Para que sirve una foto de una muñequita? cuando un simple vistazo basta para hacerme sentir apagado. Esperé perderla, pero la cuido tan bien. Ojalá desapareciera, digo ojalá por que luego saboreo que está aquí."

(Depeche mode - A photograph of you).



Todo ya pasaba normal, sin ningún tipo de problemas... todo era ya como lo había planeado, por primera vez algo me salía bien. La televisión estaba encendedida y lo único que había era éstatica. Ahí estaba viendo por la ventana el pasar de los automóviles, vivo en una calle concurrida y con frecuencia hay muchos carros transitando a las 4 de la mañana, la mayoría de ellos taxistas y otros cuantos chicos que vienen de alguna fiesta, para seguirle en otra. A veces me preguntaba como lograban vivir sin preocupación alguna, yo no podía... llegué a creer en que la palabra "vivir" no era más que eso, una simple palabra sin un profundo significado.

Ésta noche, el frío era mas intenso qué de costumbre lo cual me hacía recordar que el invierno no me gusta, por que es la epoca en que la gente se une más con quienes ama, las fiestas decembrinas abarrotadas de buenos deseos, lo niños jugueteando con sus hermanos y primos, mientras que los mayores brindaban con champagne o cognac, platicando de los planes que tenían para el año entrante y de lo felices que estaban por que alguna de las mujeres de la familia estaba esperando un bebé. Pero yo no estaba ahí, la única compañía que tenía, si es que así se le puede llamar, es una vieja rata que en ocasiones sale de su ratonera para buscar comida en mi departamento, pocas veces logra conseguir algo.

Suelo pensar muchas veces en mi pasado, por que es lo único bueno que me queda. Entre tantos recuerdos se encuentra ella, el amor de mi vida. La mujer más hermosa que pude haber conocido, en verdad la amaba. La recuerdo claramente
, tenía unos ojos hermosos y grandes, podía hundirme en lo profundo de su mirada, su piel era suave y blanca, amaba su voz y la forma en que me hablaba, cada segundo a su lado era el mas hermoso de mi existencia, el simple hecho de saberla cerca me hacía feliz. En verdad era amor, pero yo sabía que todo terminaría mal.

Una noche, lo recuerdo perfectamente era sabado y las estrellas casi no se veían, parecía que estaba a punto de llover, iba caminando por el centro y lo único que quería era detenerme en algún lugar y beber unas cuantas cervezas antes de ir a casa, entre al lugar y no era gran cosa, había estado en lugares peores, de esos en donde puedes encontrar cadaveres encima de las mesas de billar. El hombre que me atendió, era enorme y de una voz ensordecedora además olía bastante feo, le pedí una cerveza y unos cigarrillos. Me preguntó que que hacía yo en un lugar de esa clase si no me veía tan jodido, le respondí que lo único que necesitaba eran unas cervezas, no importaba donde las consumiera.

Pasaban las horas y aún no podía terminar mi primer trago, mi mundo se reducía a pensar en ella y cuando no estaba conmigo, verdaderamente me sentía solo. Seguía en la barra, haciendo figuritas con la servilleta y viendo como mi cigarrillo se consumía solo, en un instante mi trance se vió destruido con una ola de carcajadas y gritos, era una pareja que entraba feliz al lugar. Abrazados y viendose con una gran adoración, sonrientes, felices. Que hace una pareja así en un lugar como éste me preguntaba mientras ellos se acercaban más a la barra, donde yo estaba.
A medida que se aproximaban, senti como las piernas comenzaban a temblarme, como un frío inexplicable inhundaba mi cuerpo, cómo todos mis frágiles sueños se hacían pedazos.

Era ella, el amor de mi vida, la más perfecta persona que había conocido, feliz con otro. Pasó a un lado mío y con un movimiento discreto me tocó el brazo, yo no pude ni reaccionar a eso, pensé en que seguramente querrías que te siguiera con la mirada cosa que no hice, para que.
Comenzé a beber como nunca en mi vida, una tras otra ya no sabía que hacer o como actuar y sin pensarlo salí del lugar, cuando llegué a mi casa pensé en que Dios seguramente debía odiarme tanto como para evitar que en mi estado, no haya cometido una locura despues de presenciar una comedia triste, en la que yo era el protagonista principal y en donde los finales felices solo existen en los cuentos de hadas.

Al día siguiente y despues de la más tormentosa noche de mi vida, revisé mi celular, varias llamadas perdidas y unos cuantos mensajes. Había uno en especial, decía cuán importante era para ella y lo mucho que me quería. Una irónica risa salió de mi boca y las lágrimas volvieron a recorrer mi cara, empezé a marcar un número esperando una pronta respuesta que afortunadamente obtuve:

- Bueno?

-¿En verdad te importo tanto como dices? por que yo pienso lo contrario, bueno no lo pienso más bien lo sé.
(No la deje hablar...)

- Sabes, ayer quería decirte tantas cosas, pero no lo creí necesario para qué. Pero para mí era importante
pero bueno algunas cosas no siempre son así y no se puede hacer nada contra ello. Y ya es todo, me quedo solo con todo lo bueno que pasamos, y a diferencia de tí, tu si me importas y quiero tu felicidad. Pero como también quiero la mía lo más sano que puedo hacer es olvidarme de tí y espero que tu hagas lo mismo conmigo.

Colgué.


A partir de ese día todo en mi cambió, no era el mismo. Traté de buscar ayuda y no encontré la suficiente, me volví una persona triste y sin aspiraciones, todo lo que hacía, lo hacía pensando en ella, era mi musa. Me olvidé de mis amigos, principalmente me olvidé de mí. Comenzé a enfermarme seguido, dejé de dormir. Ya no era un ser humano como otros, era como algo que sabian que estaba ahí. Juré por todos los dioses que existan, olvidar. Lo intenté y aún no lo logro, me deshice de todo lo que me recordara a tí, pero no supe como destruir algo tan significativo. Y ahi está en el mismo lugar, la llavé que abrió la puerta para esta experiencia, la conservo dentro de una botella... pero sólo el tiempo dirá la verdad si todo ésto ha sido en vano.






Nota: Es sólo un cuento.

marzo 14, 2009

Hay como te quiero.

Una de las cosas que odio en mí, es el amor enfermizo que le tengo a mi cabello. Quizá el muy cabrón no sea el más indicado para aparecer en los comerciales de Pantene o de Herbal Escencesssssss(...)ssss pero una cosa sí es segura, muchas matarían por tenerlo y les voy a explicar el por qué.

Hasta ahora no conosco a una sola mujer que no se planche el cabello, hacen hasta lo imposible por tenerlo lacio cual Barbie pero al primer rastro de humedad ya parecen puddles, lo qué termina convirtiendose en un círculo vicioso que a la larga les dejará el cabello como Barbie despues de 1 mes de juego intenso (Jaja recuerdo cuan horrible era el cabello de las barbies cuando estaba todo enredado, sucio y viejo) en mi caso, no necesito de una plancha vamos, jamás en mi vida he comprado una, mi cabello es lacio a lo puro imbécil.

Las mujeres por naturaleza somos vanidosas, unas no lo demostramos tanto como otras que pasan el día mirandose al espejo buscando la más miníma partícula de imperfección que pueda ser borrada con un poco de maquillaje Maybeline, con el cabello hacen lo mismo, compran y compran shampoos, que si éste para el liso perfecto y que si la cremita para peinar. De todos modos el resultado fracasa y ahi van a la basura 250 pesos en productos para el cabello. Yo por mi parte nada más me pongo shampoo del que haya en casa, nada de acondicionadores ni menjurges raros... ¿y que creen?, no se me enreda.

Yo no soy la clase de persona que se pinta el cabello cada mes, en realidad sólo me lo he pintado dos veces en mis 21 años de vida y esas dos veces del mismo color, negro. Luego me di cuenta que gastaba mucho en tintes y lo mandé al averno, además de que una maestra me dijo que cada que abría una botella de peróxido este colaboraba a la destrucción de la capa de ozono y yo no quiero ser parte de ello. Mi color natural es como café claro rojizo "pollo loco", en la facultad se llegó a decir que me lo pintaba, que como era posible que éste tuviera ese color, pero no... cómo se los digo solo me lo he pintado dos veces en mi vida, bueno y una decoloración pero esa no cuenta mucho.

Otro de los gastos de mujer que nunca debe faltar, es la compra de extenciones y ésta solo puede tener dos explicaciones:

1. Qué te guste cambiar de look a cada rato, ya saben un día largo y al otro corto para no aburrir.
2. Hacerle creer a la gente que tu cabello es largo, pero en realidad no crece mas allá de los hombros y por eso gastas 3500 en extenciones de cabello natural que probablemente pudo ser el que me corté el mes pasado y que no quisieron tirar.

Yo en ninguno de los dos casos puedo usar extenciones, así que no profundizaré en este punto.

Y quizá se pregunten, por que el tema del cabello... pues por una simple razón, estoy a punto de cometer la peor locura de mi vida y esto me sirve como terapia.

marzo 09, 2009

Sé que lo sabes.

Ésta mañana ví a un hombre sumamente guapo y alto, mientras en mi mente iban y venían un sin número de declaraciones de "amor" a su persona, en mi ciudad no todos los días se ve un hombre tan guapo y alto como él.
Cuando se acercó más me dí cuenta que no sólo se trataba de un hombre guapo y alto, si no que además de eso ¡yo lo conocía!. Yísus seguramente andaba de buenas para haberme mandado semejante creación. Se trataba de un compañerito de la primaria, que nadie de quienes lo conocíamos nos hubieramos esperado semejante transformación casi perfecta y es que lo único que le falto fué tener cabello largo y motocicleta para haberle pedido matrimonio.
Despues de mi encuentro con él me acordé de lo que hacíamos juntos cuando niños y es que, él y yo nos llevabamos bien, no eramos los mejores amigos, pero jugabamos juntos a los power rangers y él era el rojo (♥).

De lo poco que recuerdo de esa etapa es que yo era una niña tranquila y él era el típico niño problema del salón, una vez por ir jugando en el camión con su primo Francisco que también estaba con nosotros en el salón, dejo su mochila olvidada en el camión y su mamá tuvo que perseguir por casi todo el ranchito a la unidad en la que anteriormente habían viajado.
A veces a mitad de las clases nos la pasabamos peleando por razones que a estas alturas de la vida desconosco (Las drogas y el alcohol no pasan en vano),pero seguramente eran peleas mariconas del tipo: Maestra Jorge (♥) me esta diciendo cosas, snif snif.
Una vez, Jorge (♥) despertó en mí el instinto criminal que todos llevamos dentro, ya que en una de nuestras peleas mariconas las cosas subieron de tono y yo en ese tiempo tenía el horrendo hábito de morder el borrador de los lápices hasta que solo quedara la laminita y éste se convirtiera en un utencilio punzocortante a tal grado de que me hizo enojar tanto que para defenderme le encaje mi utencilio punzocortante en el brazo, dejandole un oyito digno de alabanza el cual lo hizo llorar y en venganza me acusó con la maestra y por primera vez en mi vida de estudianta, fuí a parar a dirección (Años más tarde me convertiría en clienta distinguida).
A raíz de ese incidente la relación fué más distante (casi me daban una orden, de esas donde se deben alejar un mínimo de 3 mts. de la persona agredida/acosada) snif snif pero muy en el fondo, sabíamos que aún eramos amigos.

Pasaron los años, llegamos a la secundaria y entro a la misma qué yo, sólo que él en el turno de la tarde y era muy raro que nos vieramos, sólo las veces en las que yo me quedaba de nerd a mis prácticas de poesía coral y el machu pichu.
Obviamente las cosas ya no eran las mismas, sólo nos saludabamos, pero muy en el fondo sabíamos que aún eramos amigos snif snif.
Llegó la prepa y con ella, mis ganas de ser libre e ir a antros por que era la onda (y ahora los odio, que bella puede llegar a ser la vida despues de todo), no estoy muy segura pero creo que fué una novatada en un antro naquísimo de por aquí, que tiene pajaros exoticos de color rosa y que se paran en una pata, dónde nos encontramos él, otros ex compañeros y yo. Vaya que había cambiado, el más feo del salón ya me parecía atractivo y el niño mas pequeño de estatura ya era enorme (Los hombres altos son realmente sexys), insisto en mi mente iban y venían un sin número de declaraciones de "amor".

Seguramente fué la última vez que los ví y aún recuerdo sus burlonas palabras: Mírate nada más, tan calladita que eras en la primaria y en lo que te has convertido jajaja.
Al último de esos hombres guapos que tenía como amigos en la primaria y que ví, fué en diciembre de 2007 amenizando una fiesta a la que yo asistí y no es que sea comediante, estaba tocando el saxofón, me saludó con gusto al igual que yo y la mujer que lo acompañaba era fea.
Hasta hoy, que me topé con Jorge (♥) y nos vimos como dos extraños, no estabamos seguros si eramos o nos parecíamos, cada uno siguió su camino sin cruzar una palabra... Pero muy en el fondo sabemos que aún somos amigos.

Déjame en paz.

Desde ayer revolotea en mi cabeza la palabra Inverosímil y no sé por qué.

marzo 08, 2009

Cosas que odio.

Odio a las personas por no tener algo mejor que hacer.
Odio a superman por que proviene de Kriptón y es alérgico a la Kriptonita.
Odio salir al patio y encontrarme monitos emo, dibujados con aerosol en la casa de al lado.
Odio las películas donde actue Tom Cruise, además se parece a Monserrat Oliver.
Odio la gente asiática, no tengo razones poderosas así que me escudo en mi frase: Es que son iguales y amarillos.
Odio las películas de comedia, sin embargo siempre me río como una completa estúpida.
Odio el Pop de Playa Limbo o Belanova, pero si me dicen que vaya a ver a la Quinta Estación, acepto gustosa.
Odio el refresco de sabor.
Odio salir por el día; si lo hiciera, en un par de años podría hacerme pasar por una persona perteneciente a alguna tribu africana.
Odio a Daniel Bisogno, es el ser mas repugnante y asqueroso, que he visto en toda mi vida.
Odio a la gente que va al mall a tomarse fotos frente a los espejos, con poses estúpidas y a comprar una nieve de Dairy Queen.
Odio McDonald's.
Odio a los hombres que les gusta el Goth Metal, se me hace algo tan gay.
Odio a los hombres chaparros, no deberían existir.
Odio los iPhone (¡Sí los odio!).
Odio las botas vaqueras de colores nacos, por que hay botas vaqueras bonitas como las que usaba Bon Jovi ♥.
Odio Grey's Anatomy con toda la fuerza de mi corazón.
Odio las peras.
Odio a las personas que siguen chingando con su "Yo poleo...".
Odio los carros automáticos.
Odio a los activistas que quieren imponer sus estilos de vida a personas que no les interesa.
Odio a los punketos.
Odio la política.
Odio el olor de la gasolina.
Odio que suene mi celular a las 3:00 am del lunes.
Odio la Carta Blanca.
Odio los litros de Clamacheve con varitas de apio.
Odio el bar Onix.
Odio los antros y a la gran mayoria de personas que acuden a ellos.
Odio a una tipa que estudia en el Tecnológico de la Laguna.
Odio las mentiras.

marzo 04, 2009

El mundo de los anónimos y su ecosistema.

Quienes no han sido víctima de estos aborígenes ciberneticos con alma chingativa, todos en alguna etapa de nuestras miserables y desafortunadas vidas hemos pasado por eso, como si fuera una prueba para ser gentes de bien en el futuro.
Algunas personas se convierten en víctimas por ser pendejos, otros por ser rockstars, otros por saber mucho o poco y otros nomás por que sí.

Lo único cierto es que, nada... absolutamente nada, incrementa más el ego del ser humano, que los anónimos chingativos, por eso son tan famosos y cualquiera aunque sea un imbecil, desearía tener por lo menos uno.
A mí me gustan mucho los anónimos que estan llenos de groserías y que casualmente todas son sinonimos y al final del post, no dicen nada. Esas son geniales por que te ríes de la falta de creatividad de la persona o animal que la escribió y a veces ya ni caso le haces, total ya te lo sabes de memoria.

Otro de los anónimos que como me dan risa son los que dicen que ya saben donde vives, a que hora cagas y con quien te juntas en la plazita de la colonia a las 7:15 pm, con tal de provocar un temor en la persona que la haga quedarse en casa, no "vaiga" a ser el diablo y el anónimo intente matarlo en la plazita de la colonia a las 7:15. Aunque humanamente esto sería imposible ya que no puedes esperar nada bueno e inteligente de alguién que se la pasa investigando tu vida en vez de hacer algo por la suya, esa gente nunca sirve para nada, es más ni para empacar las compras en soriana, por una pequeña propina.

Entender estos comportamientos sería como encontrar el santo grial, es más veo más factible encontrar el santo grial y no tengo idea de lo que eso sea. Quizá es una patología del ser humano, el formar parte de la vida de otro aunque sea de una manera tan patetica como esa, a veces pienso que lo hacen por que se quieren hacer "amiguis mil" de la persona, recreemos mi hipotesis:

Supongamos que Lupita Gutierrez es muy popular en la secundaria y por tanto su metroflog esta abarrotado de 50 firmas diarias y la posibilidad de subir más de 3 fotos, en la secundaria también existe Juanita Mendoza que es menos popular que Lupita Gutierrez y que esta conciente de que si se vuelve "amiga" de ella, podrá obtener la fama con la que tanto ha soñado. Juanita Mendoza hace lo imposible por encontrar el metroflog de Lupita Gutierrez y empieza a bombardearla con anónimos del tipo de:

Anónimo @ 16-06-09 dijo:
"PINCHE BIEJA ZORRA!! TU KREES K TODOOS LOS DE LA ZECU TE BUSKAN POR BONITAAA, KE NO TE HAZ BISTO EN UN ESPEJO PINCHE VIEJA FEAA CULERA NALGAAS WANGAS!!! TU Y TUS PINCHES AMIGAS ASKEROSAS NO VALEN PARA PURITITA MADREEE YO ZE TODO DE USTEDES Y UN DÍA ME LAS VAN A PAGAR TODAS COMPLETITAS ES MAS QUE TAL SI NOS VEMOS EN LAS CANCHAS PARA VER DE CUANTO NOS TOCA PINCHE PENDEJA CHINGAS A TU MADREEE PINCHE ZORRA BALE VERGAAA!!!"

Luego Lupita Gutierrez pues se saca de onda pero no le pone mucha atención, total anónimos sobran y el día que dejen de hablar de ella es cuando se va a asustar.
Algunas horas despues aparece una firma de Juanita Mendoza diciendo lo siguiente:

JanE_MoxXa16 @ 16-06-09 dijo:
HelloOoO!! niñaAaa CoMo TaZz?!?!?! OseA kE Pdo cOn ezZa viEja NaKa!!
koOmo esVulGar, cuEra Tu No Le HaGazZ KaZoo!!! eS ObVio Ke Te TIenE
EnVidia NeNa y De Una VEz ApRovEchO PaRa DciRrlE qUe LUpizZ No EsTa
zZolA EllA tiEnE KiEn La DEfieNda!!
BEsItOs Mi LuPizZ KuIdAtE MiLs NoS VeMos MañaNa NenA BaiIss!!!

Y gracias a eso, Lupita Gutierrez se empieza a juntar más con Juanita Mendoza y ésta hipócritamente logra su cometido.


Esa es mi teoría pero existen más cuestiones, por ejemplo las que lo hacen por el placer de estar chingando, como mi primo. Pero como el está muy imbécil no vale la pena de profundizar su tema.
De lo que si puedo estar segura es que sin los anónimos, las personas no serían nada, gracias a ellos se tiene una indescriptible onda de placer, vamos a todos nos gusta la idea de que otros se preocupen por lo que hacemos y nos engrandezcan aunque no lo merezcamos, eso es lo mejor.
Por eso no me queda más que agradecerles a estas personas que se han tomado la molestia de engrandecer no sólo a mí si no a muchas personas al rededor del planeta.


¡Vivan los anónimos!

Clavos de olor.