Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2009

De tu música a mi música, pues mi música.

Una de las cosas que más disfruto sin duda alguna es hacer música, además del sexo y las perforaciones claro está. Creo firmemente en aquella famosa frase de Nietzsche que dice "sin la música, la vida sería un error" hay quienes dicen que la vida ya es un error y que la música y todas las bellas artes en general son un intento para disimularlo, pero nadie cree en palabras de emos filosofos así que no importa mucho lo que crean de la vida.
La música existe desde siempre o me van a decir que nunca han escuchado las melodías que produce el viento, si su respuesta es no, significa que no han vivido lo suficiente o bien, no son capaces de apreciar los sonidos naturales. Para muchas personas la música comienza con las sinfonías de Beethoven o los requiem de Mozart.

Todo ser humano tiene oído de músico, sabe diferenciar lo bueno de lo malo pero lo que le falta es el sentido común. Yo no digo que mi música sea mejor que la de mi vecino -Qué si lo es-, tampoco lo juzgo por poner a todo…

¿Existe una regla que prohiba la publicación de 2 o más entradas en un día?

Ando bien animosa y con ganas de escribirle a todo el mundo, de hecho estoy en la búsqueda del mail de quién fuera mi más grande amor en la preparatoria y que por cierto me mando al demonio en plena novatada y luego me rogó... 25 minutos despues de batearme. No es que quiera reavivar nuestro romance -que nunca se dió como me hubiera gustado- ni mucho menos volver a frecuentarnos como en aquellos días, juro por Diosito que no se trata de eso, más bien tengo el morbo de saber si ya se casó y con quién. Tengo la ligera sospecha de que algo que nos unía inconcientemente era el placer de mostrarle uno al otro quién era su pareja en turno, malditas relaciones enfermas en las que me meto.

Me atrevo a decir que él es la única persona en todo el mundo por la que he sentido los celos (y yo no soy celosa) más pinches, que de no ser por "Coconito" y sus consejos de señora mayor, habría asesinado a todas sus novias de aquella epoca. Recuerdo a una en especial de un grado menor al nuestro,…

Odio a los gorilas.

Cuando no puedo dormir (que ya es algo habitual) me pongo a jugar videojuegos, ayer descubrí que sigo teniendo las mismas habilidades que cuando tenía 10 años para los juegos de deporte.
Gracias a ello, entendí el futbol americano y por lo tanto le estoy inmensamente agradecida, pero eso no importa. Anoche jugando Mario Tenis (Por que todos los juegos de mario los amo) libré una batalla épica con un maldito gorila bebé.

Desde tiempos ancestrales (Leáse, cuando el Nintendo 64 estaba de moda) el gorila bebé y yo, hemos tenido una rivalidad enorme ya que es el único -me atrevo a decirlo- que logra tener una verdadera batalla conmigo, es el único que me hace enojar por que pierdo un set y es con el único que llego a 4 tiebreaks.
Quizá a ustedes, queridos lectores no les importa, pero a mí sí y como es mi blog me desahogo en él, luego me hace daño y empiezo a tener tendencias suicidas y nadie quiere eso ¿verdad?... ¡¿VERDAD?!.

Mi juego contra ese gorila bebé duro -sin mamar- 1 hora 15 minutos,…

Mi amor platónico es un cajero de Bancomer.

Yo odiaba ir al banco, lo odiaba con toda mi alma. Un día mi mamá me mandó a depositar dinero que bien podía servir para comprarme un carro y un litro de michelada del mazacuata, pero mi madre prefirió que se quedara ahí, guardadito y no ser malgastado por mi, snif snif.

Mientras iba caminando (Por que yo voy caminando al banco...), pensaba en que debería contratar a alguién que hiciera mis deberes y asi yo disfrutar de la vida, pero luego no tendría con que pagarle asi que mejor me hice a la idea de que mis sueños jamás se harían realidad, llegué al banco y lo que menos quería, se presentó: Una fila enorme que se extendía desde las cajas hasta los cubículos de los ejecutivos de cuenta y esas mamadas bancarias.
Ví la fecha en mi celular y pensé: Bonito día para venir a depositar dinero, era quincena. Pero ya estaba ahí, ni modo de regresarme que hueva. Así que espere y espere hasta llegar a los pasillitos que se forman con las cintas de tela y que por cierto nunca falta el fulano que es…

Bueno o malo que más da.

Hace rato que venía en el transporte público escuchando música y pensando en la inmortalidad del cangrejo, la luz roja del semáforo, el olor a tacos de barbacoa de dudosa procedencia y el desmadre que tenían las edecanes del oxxo me saco de mis preciados pensamientos para empezar a maldecir y odiar a la humanidad como cada día.

Despues de saltar todo ese tuburio (Esperen... ¿es tuburio o tugurio?, bueno no importa) regresé a mis importantes y enígmaticos placeres mentales, que no sé ustedes pero yo mientras uso el transporte publico y pongo músiquita mientras veo por la ventana, me gusta ir fantaseando con infinidad de cosas. En uno de esos viajes a mí mente llego una pregunta, que si bien no tiene nada que ver con el orígen de la vida, la respuesta es muy compleja y quizá solo pocos mortales tienen la respuesta y cuando pienso en ello solo dos personajes vienen a mi mente: El Dalai Lama y Homero J. Simpson.

Me he dado cuenta en mis muchos años de vida que los índices de sufrimiento emo…

Tu recuerdo me bastará.

"¿De que sirve una fotografía tuya?, si siempre que la miro me hace sentir triste. ¿Para qué sirve un recuerdo de algo que una vez tuvimos? si todo lo que hace, es hacerme sentir mal. Ojalá pudiera romperla, pero nunca tengo el valor. Ojalá pudiera arrojarla al fuego, ojalá pudiera. Pero si dijera que lo haría sería un mentiroso. ¿Para que sirve una foto de una muñequita? cuando un simple vistazo basta para hacerme sentir apagado. Esperé perderla, pero la cuido tan bien. Ojalá desapareciera, digo ojalá por que luego saboreo que está aquí."

(Depeche mode - A photograph of you).



Todo ya pasaba normal, sin ningún tipo de problemas... todo era ya como lo había planeado, por primera vez algo me salía bien. La televisión estaba encendedida y lo único que había era éstatica. Ahí estaba viendo por la ventana el pasar de los automóviles, vivo en una calle concurrida y con frecuencia hay muchos carros transitando a las 4 de la mañana, la mayoría de ellos taxistas y otros cuantos chicos…

Hay como te quiero.

Una de las cosas que odio en mí, es el amor enfermizo que le tengo a mi cabello. Quizá el muy cabrón no sea el más indicado para aparecer en los comerciales de Pantene o de Herbal Escencesssssss(...)ssss pero una cosa sí es segura, muchas matarían por tenerlo y les voy a explicar el por qué.

Hasta ahora no conosco a una sola mujer que no se planche el cabello, hacen hasta lo imposible por tenerlo lacio cual Barbie pero al primer rastro de humedad ya parecen puddles, lo qué termina convirtiendose en un círculo vicioso que a la larga les dejará el cabello como Barbie despues de 1 mes de juego intenso (Jaja recuerdo cuan horrible era el cabello de las barbies cuando estaba todo enredado, sucio y viejo) en mi caso, no necesito de una plancha vamos, jamás en mi vida he comprado una, mi cabello es lacio a lo puro imbécil.

Las mujeres por naturaleza somos vanidosas, unas no lo demostramos tanto como otras que pasan el día mirandose al espejo buscando la más miníma partícula de imperfección que…

Sé que lo sabes.

Ésta mañana ví a un hombre sumamente guapo y alto, mientras en mi mente iban y venían un sin número de declaraciones de "amor" a su persona, en mi ciudad no todos los días se ve un hombre tan guapo y alto como él.
Cuando se acercó más me dí cuenta que no sólo se trataba de un hombre guapo y alto, si no que además de eso ¡yo lo conocía!. Yísus seguramente andaba de buenas para haberme mandado semejante creación. Se trataba de un compañerito de la primaria, que nadie de quienes lo conocíamos nos hubieramos esperado semejante transformación casi perfecta y es que lo único que le falto fué tener cabello largo y motocicleta para haberle pedido matrimonio.
Despues de mi encuentro con él me acordé de lo que hacíamos juntos cuando niños y es que, él y yo nos llevabamos bien, no eramos los mejores amigos, pero jugabamos juntos a los power rangers y él era el rojo (♥).

De lo poco que recuerdo de esa etapa es que yo era una niña tranquila y él era el típico niño problema del salón, una ve…

Cosas que odio.

Odio a las personas por no tener algo mejor que hacer.
Odio a superman por que proviene de Kriptón y es alérgico a la Kriptonita.
Odio salir al patio y encontrarme monitos emo, dibujados con aerosol en la casa de al lado.
Odio las películas donde actue Tom Cruise, además se parece a Monserrat Oliver.
Odio la gente asiática, no tengo razones poderosas así que me escudo en mi frase: Es que son iguales y amarillos.
Odio las películas de comedia, sin embargo siempre me río como una completa estúpida.
Odio el Pop de Playa Limbo o Belanova, pero si me dicen que vaya a ver a la Quinta Estación, acepto gustosa.
Odio el refresco de sabor.
Odio salir por el día; si lo hiciera, en un par de años podría hacerme pasar por una persona perteneciente a alguna tribu africana.
Odio a Daniel Bisogno, es el ser mas repugnante y asqueroso, que he visto en toda mi vida.
Odio a la gente que va al mall a tomarse fotos frente a los espejos, con poses estúpidas y a comprar una nieve de Dairy Queen.
Odio McDonald's.
Od…

El mundo de los anónimos y su ecosistema.

Quienes no han sido víctima de estos aborígenes ciberneticos con alma chingativa, todos en alguna etapa de nuestras miserables y desafortunadas vidas hemos pasado por eso, como si fuera una prueba para ser gentes de bien en el futuro.
Algunas personas se convierten en víctimas por ser pendejos, otros por ser rockstars, otros por saber mucho o poco y otros nomás por que sí.

Lo único cierto es que, nada... absolutamente nada, incrementa más el ego del ser humano, que los anónimos chingativos, por eso son tan famosos y cualquiera aunque sea un imbecil, desearía tener por lo menos uno.
A mí me gustan mucho los anónimos que estan llenos de groserías y que casualmente todas son sinonimos y al final del post, no dicen nada. Esas son geniales por que te ríes de la falta de creatividad de la persona o animal que la escribió y a veces ya ni caso le haces, total ya te lo sabes de memoria.

Otro de los anónimos que como me dan risa son los que dicen que ya saben donde vives, a que hora cagas y con qui…