enero 16, 2009

La juventud es un délito, mas feo que matar viejitas.

Ésta mañana estaba leyendo el periódico y había un pequeño artículo, bueno pequeñísimo de tan sólo cuatro renglones qué hablaba precisamente del por qué la juventud es un délito.
Y me pareció una buena idea escribir de ésto o mejor dicho ampliarlo ya que yo soy una jovenzuela (Jaja si como no) y éste tema me parece muy importante por que si nos ponemos a pensar es verdad.

Cuántas veces nos hemos enterado de chavos que se llevo la policía por que su único délito fué pararse en la esquina con sus compas a platicar de cuantas "morritas" se ligaron en la semana. Es realmente desesperante que los que se supone están para velar por la seguridad de todos sin excepción, sean los que nos jodan.

Incluso los "niños bien" no se salvan de ésto por el simple hecho de andar en el carro nuevo que les compro papá dando vueltas por la misma colonia luego luego los arrestan, pero claro éstos salen más rápido por la infinidad de influencias y el supuesto poder que creen poseer.
Quienes tampoco se salvan de ellos son los chavos que van a algún restaurant bar o antro y son menores de edad, puede que entren pero le caen los polis se los llevan detenidos y todavía le ponen una multa al dueño del lugar.

Los cabrones éstan tan alerta en casos como éstos que a los jóvenes los ven como la peor especie de delincuentes, no importan los asesinos, narcotráficantes, terroristas, mataviejitas o pedófilos, a ellos no les hacen ni madre y seguramente es por miedo, de lo contrario los "policías" de Lerdo no hubieran dejado su puesto despues de ver rodar cabezas por el parque, la plaza y la plazuela.
Estaban tan acostumbrados a que aquí nunca pasaba nada que ahora qué los índices de delincuencia por narcotrafico se han incrementado no pueden hacer nada y tienen que sacar dinero de algún lado, por eso somos la víctima perfecta. Malditos bastardos.
Dejen que sea alcaldeza y los voy a despedir a todos por maricones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Aclaración y quejas.