Ir al contenido principal

La aburrición puede costarte la vida.

Yo nunca voy a entender y es que siempre ando poniendo en peligro mi integridad, por cualquier cosa que sea. El año antepasado por ahi de diciembre más o menos, estaba viendo televisión como la gente normal hasta alcanzar un punto de aburrimiento letal.
Me puse a leer algunas de las mil revistas (que en aquel entonces tenía) de tatuajes y modificaciones corporales y venía una especie de guía para hacer la escarificación perfecta o un pedo así. En aquel tiempo yo contaba con suficiente material para hacer una ya qué, yo era asquerosamente rica y podía comprar las cosas que quisiera.
Total que me la aventé, ahora ya no es muy visible pero las marcas ahí están. Tengo la manía de que si voy a hacer alguna perforación, ésta debe estar hecha en mi primeramente, soy mi propio conejillo de indias, si no no la hago, ante todo la seguridad del futuro perforado.
Cuando me hice una perforación yo sola tenía como 13 años y todo por que un día se la vi a una tipa en un centro comercial y dije, yo quiero una de esas. En los estudios de tatuajes y perforaciones está estrictamente prohibido que se practiquen perforaciones o tattoos en menores de edad, solo se permite si estos van acompañados por sus padres. ¡Yisus! de ninguna manera mi madre autorizaría esa barbaridad y mucho menos llevaría a su hija a un lugar donde le pondran un fierro en la cara. Así que me dediqué a leer y leer sobre modificaciones corporales y reconocer calibres, así que un día cuando ya me sentía preparada lo hice, ahí estaba la primera perforación de mi vida, me la hice en la ceja, claro no quedo tan bien como se veía en las revistas pero yo era una novata y el hecho poder habermela hecho sin ningun problema secundario me hizo sentir una triunfadora. Pronto vendrían las demas hasta que los problemas en la escuela comenzaron y mi mamá ya no quería seguir lidiando con eso así que me obligó a quitarmelas para siempre. Pasaron aproximadamente 3 años despues de los hechos y mi mamá penso que se me habian quitado de la cabeza esas cosas, pero no fue así.
Conocí a un chico que me dijo que si salía con él me regalaría una perforación en la lengua así que no lo pensé dos veces ya que era el único lugar que me faltaba, fuimos a comer y luego me llevo a un estudio de Tattoos muy conocido de aqui, pero como el cabrón me cae mal no le daré publicidad. Estaba nerviosa lo acepto, siempre había tenido la idea de que ahí era donde más dolía y que de ninguna manera aguantaría el acto. Cuando terminé de pensar en el dolor que sentiría, la pieza ya estaba puesta y mi lengua empezaba a hincharse, aunque no tuve el mismo problema por el que muchos pasan, de hablar como pendejo y no poder comer bleh eso solo les pasa a los débiles. Luego recuperé mi perforacion en el labio pensaba hacerla yo sola pero un amigo quería experimentar así que deje que me usara. Desde entonces me dediqué únicamente a perforar a mis amigos yo siempre decía "luego me pongo una" pero no, digamos que el hecho de tener la habilidad de hacerlo tu sola, provoca que te tomes tu tiempo ja!.
El jueves sin pensarlo siquiera compré una cánula pero como no tenía piezas decidí esperar a comprarme una, pero hace algunas horas estaba tan aburrida que dije: Chingue su madre! de una vez. Usé una argolla que no sabía que tenía, únicamente la limpié para que no hubiera complicaciones o alguna infeccion, pero han pasado 8 años desde que no me perforaba yo sola así que me costo trabajo, ya que no es lo mismo perforar a alguien que perforarte tu solita frente al espejo, cuando saque la cánula empezé a sangrar a lo puritito güey así que detuve el sangrado como pude, terminé de poner la pieza que por el susto de ver tanta sangre no acomodé correctamente y limpié el área.
Creo que se necesitan muchos huevos para hacer cosas como esas uno solo yo ya no estoy para eso, es mejor hacerlos en otra gente y disfrutar de su dolor, a la otra iré con un profesional y ustedes no lo intenten en casa si no tienen los conocimientos necesarios y si los tienes toma precauciones por que las perforaciones no son cualquier cosa.

Este es un mensaje de vida de una sobreviviente del aburrimiento.

Comentarios

  1. jejejeje
    Casi pones un letrero de
    FLOOP NI SE TE OCURRA D:
    ya pues esperare =)

    espero que estes bien
    y que no te pase nada por tu nueva perfo =)
    cuidate mas si?
    bae

    ResponderEliminar
  2. chale, llevo mas de 15 años en este desmadre del metal, estuve en una banda, he conocido gente de escena y gente tan pinche loca como la congelada... y nunca, NUNCA me ha latido la idea de hacerme un tatuaje o un piercing, supongo tengo suficiente dolor que el fisico me hace sudar frio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…