Ir al contenido principal

Temporada de Juguetes.

Los juguetes son el tesoro más hermoso que el ser humano puede tener en su etapa de niño. Oh sí los juguetes, montones y montones de ellos, mi madre no sabía donde ponerlos, mi casa era el perfecto paraíso que cualquier niño o niña de mi edad, que ni en sus sueños más alucinados pudo haber imaginado.
Era una infinidad de objetos plásticos que dudo mucho, haber jugado con todos y cada uno de ellos. ¿Pero que sucede cuando uno de ellos te provoca el trauma mas hardcore de tu vida?. No es agradable, no lo es.
Cuando tenía 5 años, cuando mi vida era normal como la de cualquier niña de mi edad que le hacia feliz dar vueltas y vueltas con ese llamativo vestido rosa con encaje, calcetas de olanes y los zapatos de charol mas fashion que mi madre pudo haber encontrado, cuando hacer pastelitos de lodo no era asqueroso y sobre todo, cuando no se tenian deudas por usar demasiado la tarjeta de crédito. Esa era vida, pero todo cambió.
De todas las fobias que he desarrollado a lo largo de mi vida, la primera y la más grande de todas, nació en mí a esa edad y todo por un juguete.
Mis abuelos, mi mamá y yo, fuimos a visitar a la familia de fuera, la típica familia que conoces cuando eres una pequeña niña y que despues de eso se te olvida que existen, era diciembre y al parecer pasaríamos la navidad con ellos en León Guanajuato, pero mi mamá por cuestiones de trabajo tuvo que regresar y con ella, yo también, desde pequeña se ha acostumbrado a arruinar mi diversión. Dos semanas despúes mis abuelos regresaron, cargados de regalos y recuerdos de la ciudad, y yo estaba felíz por saber que nuevo juguete tendría en mis manos el cual desplazaría a los que anteriormente mis padres me habían regalado, aunque tuvieran solo algunas horas desde que supe lo que eran, un jueguete nuevo era un juguete nuevo.
Así que como toda una salvaje, salte sobre esa caja envuelta en papel metálico con estampados de noche buena y moños rojos y la destrozé completamente para saber lo que había en su interior... y ahi estaba él, la razón por la cual los circos alcanzan la gloria... el motivo de las risas infantiles, LA MÁXIMA EXPRESIÓN DE ESTUPIDEZ HUMANA... un payaso!!!!.
Al principio, no sabía que podría hacer yo con un muñeco de esas características, así que mientras pensaba en algo lo deje por ahí y mi madre, como toda una madre normal, tomó todos mis juguetes y los llevo a mi cuarto, donde deberían estar.
Esa noche, según yo estaba muy cansada, despues de tanto jugar cualquiera lo estaría, y como toda una niña sin preocupaciones me dormí.
PERO OH MALDICION!! el payaso que mis abuelos con tanto amor me habían regalado cobró vida, su cara estaba roja y brillaba y se movía! maldita sea pensé, bueno no pensé por que realmente estaba muerta de miedo y no podía ni moverme, así que lo único que podía hacer era gritarle a mi mamá como toda una desquiciada, ella acudió rápidamente a mi llamado así que le indique lo que pasaba, primero se burló de mí y me dijo que no pasaba nada, apagó el muñeco y yo me dedique a dormir.
Pero sin darme cuenta una fobia se gestaba dentro de mí, al poco tiempo mis padres me llevaron a un circo y cuando el horrendo ser de maquillaje extremo se acercó a mí no pude evitar llorar y esconderme en los brazos de mi papá, que en ese tiempo si me quería.
Pero la consolidación de ese miedo, se presento cuando ví esa película de Stephen King, al principio no me causó temor, el temor vino despues, no podía dormir y me asustaba con cualquier cosa.
Mientras los años pasaban el temor crecía y aunque ahorita se controlarme muy bien, no dejo de asustarme con esas aberraciones del mundo, aunque algunos payasos antes de asustarme me dan lástima. El regalo de mis abuelos se perdió en el tiempo y en el espacio hace tanto que no lo he vuelto a ver y que bueno, por que eso me ayuda a vivir en paz. Snif snif extraño los juguetes fashion.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…