Ir al contenido principal

El día del juicio.

Muy pocas veces me quejo del lugar donde vivo (se fijan que siempre me estoy quejando de todo) hasta cierto punto me gusta mi ciudad, todo lo que me importa está aquí, pero eso no significa que quiera pasar el resto de mi vida en este lugar.
Lo qué no me gusta de vivir aquí es el calor y el Santos Laguna (No me gusta el Soccer), por lo demás no me quejo en cierto modo se podría decir que ya me acostumbre. Una de las cosas que caracterizan a la comarca lagunera son las tolvaneras, malditas mil veces malditas. Este tipo de cosas por lo regular se presentan en marzo abril y mayo, airesito tierrita... a veces en un nivel que el ser humano normal puede soportar, otras hasta te da miedo salir a la calle.
La última vez que ví una tolvanera cabrona fue en marzo despues de salir de la escuela, a lo lejos se podía ver una mancha café en el cielo así que más valía darse prisa, afortunadamente esa cosa me alcanzó ya cuando faltaban 2 cuadras para llegar a mi casa, por lo tanto yo no la sufrí.
Hace dos días el clima aquí estaba algo raro, un ligero aire y una temperatura tan genial que te daban ganas de abrazar al mundo de la felicidad que inhundaba tu interior, pero tanta calma sólo podría traer desgracia, así que siempre estaba preparada para el siguiente día, no vaya a ser el Diablo.
Ayer mientras veía la tele se me antojo ir a la tiendita por provisiones, pero cuando abrí la puerta casi les puedo asegurar que pensé que el mundo se iba a acabar, eran las 8:30 pm ya estaba oscurito y había poquita visibilidad, una tolvanera azotaba mi ciudad nuevamente, pero como no estaba tan cabrona al principio me aventuré a ir a la tienda, de regreso las cosas se complicaron, montones y montones de tierra me golpeaban, era como estar en un tornado pero sin dar vueltas, así que corrí, tenía que luchar por sobrevivir y cuando logré ver mi casa solo atiné a refugiarme en la cochera y cuando voltee, me dió más miedo, en verdad era el fin del mundo o al menos de mi ciudad, todo se veía de un color rojizo, mucho viento, mucha tierra, todo bien feo, la señora de las hamburguesas tenía tanto miedo que se refugió en su carrito jaja.

Aquí un ejemplo de como logré escapar anoche, nomás que en vez de fuego y autos volando, era tierra y basura volando. (a partir del minuto 4:04)

Comentarios

  1. Cierto ayer muy feo el clima, al menos udted se pudo refugiar en su cochera, en mi caso apenas si me pude refugiar en una escuela, eso me gano por andar a esas horas en la vagancia. Daba miedo y debo decir que casi me lleva el aire, aun no se si algun dia terminara de salir toda esa tierra de mis ojos y pulmones.
    Pero viendolo por el lado positivo mientras me refugiaba en una escuela, bastante grande y que gracias a dios el guardia andaba de buenas y dejo entrar a todo el que pedia auxilio pude escuchar el fuerte viento entre los arboles, sin duda toda una sinfonia que dudo alguien humano sea capaz de reproducir,.
    Debo suponer que es a su manera que la tierra nos dice qu ya no Chinguemos y que la cuidemos mas... eso o de verdad ya esta dando el ultimo suspiro...
    En fin que este bien sorel ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo digo que es más bien es el primero de los muchos regaños que vamos a recibir por nuestras irresponsabilidades.
    Y luego todavía mi psicologo se pregunta por que doy señales de Misantropía...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…