Ir al contenido principal

De naves espaciales a esos misterios inexplicables de la vida. (Post largo).

Y bueno, hasta hace algún rato yo tenía muchas ganas de escribir pero el blog se portó mal conmigo así que tuve que esperarme y realmente olvidé el contenido de este nuevo post. Espero recordarlo pronto.

Por otro lado, empecé a leer un libro de ciencia ficción, en mi vida había leído algo de ese ramo y debo decir que realmente es muy interesante, el libro que estoy leyendo es de Alfred Bester, se llama Las Estrellas mi destino y es genial, me adentro tanto en la historia que casi puedo decir que veo las navecitas, el espacio, "el pueblo científico", todo.

Para ser sincera, al principio la ciencia ficción no me llamaba la atención, de hecho llegué a pensar en que ese tipo de cosas sólo estaban bien, para verlas en el cine. Pero bueno, ya me doy cuenta que no. El libro en sí es genial -aunque no he terminado de leerlo- deberían darse un tiempo y ponerse a leerlo, soy pésima recomendando cosas, pero ésta vez haré una excepción y tomen en cuenta lo que les digo.

Bien, los recuerdos llegan a mi mente. El verdadero fin de este post, era analizar los misterios de la vida, esas cosas que nos hacen pensar mucho en el por qué de las cosas. Por ejemplo, por que el color rojo se llama rojo y no casco, cosas de ese tipo ustedes saben.
Desde hace cuatro días he sido víctima de una cosa que hasta estos momentos aún no me puedo explicar, les contaré.

Hace apróximadamente 7 años, comencé a tomar clases de música en la preparatoria, por así decirlo, siempre me ha gustado la música y mi máximo era aprender a tocar guitarra. Cuando entré a la preparatoria se me facilitó eso, por qué entré a la rondalla como actividad extra escolar, lo cual provocaba que saliera tarde de la escuela. Le rogué a la autora de todos mis traumas y debilidades -Mi mamá- qué me comprará mi guitarra, y ahí estaba ella, siempre soñé con que mi primera guitarra sería especial -aún la conservo- desde que entramos a la tienda de música sabía que sería mía. Era una guitarra española muy bonita, me gustaba su color, y fué así como por fín empecé con mis clases.

La primera clase, era lo básico, empezar a conocer tu instrumento, empezamos con lo que eran las partes de la guitarra, el número que recibía cada cuerda, que eran los trastes, y para que servían los puntitos que tenían -Ahora ya no me acuerdo para que sirven-, luego seguíamos con la afinación y por último, conocer los círculos. Tarea sencilla.

Todo marchaba bien, aprendí rápido y fué así que dejé de ser una simple estudiante de guitarra, para convertirme en parte de la rondalla de la escuela, mi gran éxito pensé, pues en dos semanas logré eso. Era sencillo, tocar canciones de rondallas y más aún cantarlas y tocarlas a la vez.
Así pasaron mis 3 años de preparatoria, entre rondallas, amigos, estudios, etcétera.

La música es lo mío de eso no hay duda y he pasado por varias bandas, pero hace algunos años, unos amigos y yo formaríamos una banda, y yo sería bajista al no haber alguno que tuviera los conocimientos suficientes para serlo. Así que "aprendí" a tocar ese "aburrido" instrumento. El bajo siempre me pareció tonto, sin chiste y hasta cierto punto estúpido, ya qué creía que jamás podría lucirme como los guitarristas virtuosos que roban la atención del público.

Bueno a final de cuentas me convertí en bajista obligatoriamente, yo quería hacer música así que me aguanté. De una inexplicable forma le tomé amor al instrumento, a su sonido, a todo y sí me enamoré. Dicha banda que me obligó a convertirme en bajista -gracias- nunca trascendió, siguen siendo una banda de garage a pesar de que ya han pasado 3 años. Pánico escénico supongo.

Hace algunos meses, formé una banda y hemos estado ensayando mucho, ya saben amor a la música y esas cosas. Y sí obviamente soy la bajista y me agrada. Cómo se los comenté yo podía tocar guitarra y cantar hermosamente snif y estos últimos días en los que ha practicado en la comodidad de mi hogar, no puedo cantar las canciones de mi banda y tocar el bajo a la vez, ¿por qué? ojalá lo supiera. Por eso pienso qué es de esos misterios de la vida que jamás podré decifrar, por que con la guitarra si puedo y con el bajo no? ¡ambos tienen cuerda! en que radica todo éste misterio. Verdaderamente estoy desesperada snif.

Comentarios

  1. Y tengo que decirte que "Las Estrellas mi Destino" (Tambien llamado "Tigre! Tigre!" por el poema de William Blake al que hacen referencia) no es un libro facil para empezar con el genero. Hacia los ultimos capitulos tienes que poner mucha atencion, porque Bester se arranca con un estilo narrativo que es bastante complicado, segun su costumbre.

    Y la CF en cine no tiene nada que ver con la escrita, es una broma, no dejes que eso te influencie.

    En todo caso, cuando termines ese, sigue con "Muero por dentro" es otro estilo de CF, que, ironicamente, hace poco o nulo uso de la ciencia, es mas bien "ficción social".

    Pero que gusto que le hayas dado una oportunidad a ese pobre genero tan prejuiciado y malentendido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Aclaración y quejas.

Entradas populares de este blog

Una mañana

Todo fue tan raro. Cuando desperté la cama estaba vacía, había recuerdos por toda la habitación. Las cortinas serpenteaban con las ligeras ráfagas de viento que entraban por mi ventana. Escuchaba claramente el paso de los vehículos, el sonido del ventilador, la radio que solo sintoniza una estación sin ponerse loca. Tenía los ojos rojos de tanto llorar, no recordaba en que momento me había quedado dormida. La espalda me ardía, el corazón latía con fuerza, como si se fuera a salir de su lugar, la alarma de mi teléfono celular comenzó a sonar, faltaban cinco minutos para las seis de la mañana. Era lunes. Me levanté como pude y me acerqué a la cafetera a servirme una taza, no había nada, lo olvidé anoche. Saqué la bolsa de la alacena y puse a funcionar la máquina. Caminé descalza por toda la casa, sintiendo el frío del suelo, caminaba de un lado a otro sin saber donde detenerme ¿detenerme para qué? Nunca lo supe. Entré en la regadera y abrí la llave del agua fría, me caló todos los hues…

Pequeña libreta roja.

Algún día voy a escribir nuestra historia, para que sepan que la vida es lo mejor que nos puede pasar. 28 de agosto de 2015.
Le escribí aquello hace un par de años en una libreta roja, que ahora tengo de vuelta, le escribí porque estaba por salir de viaje a Orlando, era la primera vez que viajaba completamente sola y estaba aterrada, le habían contado un montón de cosas acerca del aeropuerto de Dallas y de cómo tenía que moverse a la velocidad de los chitas antes de que los montones de orientales, desembocaran en ese lugar cómo un cardumen de atún. Aquella libreta me la regaló una de mis mejores amigas en una ida a un café que con el tiempo dejó de existir, siempre me ha gustado que me regalen libretas, aunque casi siempre termino por abandonarlas un tiempo. Me pareció una idea escribirle algo y que se lo llevara, la libreta es pequeña, no le iba ocupar mucho espacio. Siempre he sido pésima para elegir obsequios, pero me pareció la mejor idea del mundo que la llevara. Me gustaba la idea…

Mañana.

Hoy es el último día que te escribo. Hoy me despido de ti. Hoy dejo de ser la mujer que más te ama para convertirme en la que más te amó. Te escribí esto en el cuaderno que me regalaste y que por años ha guardado todo eso que siento por ti. Lo he escrito ahí para que cuando tenga ganas de buscarte, pueda abrirlo en la página correcta y detenerme antes de cometer una locura.
Te escribo porque es la única forma que tengo para no romperme, porque ganas de llamarte no me han faltado y caigo en cuenta de que si llegaras a contestar, no sé qué te diría. No sabría de que hablar. No sabría que hacer. Ya sabes que para mí siempre ha sido mejor escribir.
Ése cuaderno no sólo guarda algunas formas de lo que ha sido mi amor por ti, también guarda la última rosa que me regalaste y que con el paso de los meses se ha ido secando. Así como se fue secando tu amor por mí.
Te escribo como nunca me sentí capaz de hacerlo: Con tristeza, enojo, con ganas de llorar. Pero me aguanto porque ya no queda de ot…